La semana pasada, específicamente el 18 de Noviembre, Mickey Mouse cumplió 80 años de ser uno de los íconos más reconocidos a nivel mundial.

Este pequeño ratoncito -que nació siendo un conejo- más allá de representar una influencia decisiva en la cinematografía infantil (tanto de acción viva como de películas animadas), a la par de la fama, tiene tras de si, una historia muy interesante, en la cual encontramos a Walter Elías Disney, mejor conocido como Walt Disney, el creador de este y otros personajes de fantasía, que hasta nuestros días es un ícono de la cultura estadounidense y la imagen de uno de los grandes imperios de la mercadotecnia a nivel mundial.

Pero en este post no vamos a hablar de eso, sino de Walt Disney y esa historia que casi nadie conoce y tuvo lugar antes de crear el mundo mágico de Disney.

El Pasaporte de Walt Disney.

Esta historia comienza cuando el 4to. y último hijo de Elías Disney, un carpintero Irlandés, canadiense y Flora Call, una maestra germano-americana, Walter Elías nace en Chicago, Illinois (EUA) en 1901, pero crece en Marceline, Missouri; pueblo que influyó en forma definitiva para que años después creara la entrada del castillo que caracteriza al parque temático de Disney.

Flora Call y Elías Disney.

En ese lugar, él se dedicaba a dibujar con crayolas y vendía dibujos a los 11 años en un pequeño puestecito.

Nunca vivió en grandes ciudades, pero una característica de su familia fue que se mudaron muchas veces -vivió incluso en Kansas- debido a que su padre tenía varios negocios y desarrolló varias profesiones (en un principio era carpintero, pero luego fue agricultor), dando como resultado que el creciera en Missouri, explotando desde muy corta edad ese talento innato que ya traía como dibujante y que nos hace saber que él ya estaba consciente de “cual era su estrella” y por ende, de lo que sería más adelante de su vida.



El primer curso de dibujo que tomó fue por correspondencia, regresó a Chicago con su familia, y mientras cursaba la preparatoria, se dedicó a realizar la fotografía y el dibujo del periódico escolar; en las noches se iba a estudiar a La Academia de Bellas Artes; y en ese entonces firmaba sus dibujos, con el nombre de: Walt Elías Disney.

Por esa época, él ya tenía la conciencia de ayudar a la gente, por lo que en 1918 durante los últimos años de la Primera Guerra Mundial, él quiso involucrarse en ese conflicto. Con tan sólo 16 años lo rechazaron de la milicia, pero era tanto su interés por ayudar, que falseó sus documentos y mintió en su edad para que lo aceptaran como chofer de la Cruz Roja.


Cuentan que ya en Francia, estando dentro de ese organismo, Walt Disney no usaba el camuflaje típico de las personas que brindan ayuda, sino que se dedicó a llenar su ambulancia con “dibujitos” que él mismo hacía, convirtiéndose así en un chofer muy divertido, algo que llama mucho la atención, puesto que en medio de un ambiente tan triste en el que predominaba la sangre, la violencia, la desolación y la muerte, encontrar el “colorido” y el buen humor de alguien como él, era en cierta forma como recibir un bálsamo que alivaba todo ese dolor… Algo que incluso podría considerarse como los inicios de la “risoterapia” que años más tarde caracterizó al Dr. Patch Adams.

La primer compañía de Walt Disney se llamó “Laughter” o “Risorama” (en español), ya que a él lo que le importaba era hacer reír a la gente, tenerla contenta, a los 16 años lo hizo, lo cual es una pequeña muestra de la genialidad que siempre lo caracterizó. Se dice que era muy propenso a soñar despierto y a pasar el tiempo haciendo garabatos.

Walt y Roy Disney

Años más tarde, junto a su hermano Roy, fundó el primer estudio de animación. Después de la guerra, toda su familia regresa a Kansas y Walt y su hermano trabajaron como repartidores de periódico, y a pesar de que era una época difícil, Walt se ganó una beca para estudiar en el Kansas Art Studio. Ahí continuó preparándose en el campo del dibujo y la animación, y comenzó más tarde, a desempeñarse como caricaturista de anuncios publicitarios.

Ubbe Iwwerks, el mejor amigo de Walt Disney.

Es en esa época cuando conoce a quien se convierte en su mejor amigo: Ubbe Iwwerks, con quien creó a Mickey Mouse.

En 1923, Walt Disney, acompañado de Ubbe y Roy decide marcharse con 40 dólares en el bolsillo, rumbo a Hollywood para buscar “El Sueño Americano”.

Walt Disney y Ubbe Iwwerks

En California, los hermanos Disney ya tenían un tío. Roy es el primero en abandonar la casa de sus padres para mudarse ahí, y poco tiempo después, lo alcanzan Walt y Ubbe, para una vez estando los 3 juntos instalarse en el garage de la casa del tío y desde ese lugar fundan su primera compañía: Laugh-O-Rama, empresa de la cual surgieron los primeros cortos animados, los cuales ni siquiera tenían idea de quién podría interesarse en comprarlos.

En un inicio, la compañía se dedicaba a realizar anuncios para subsistir, pero la verdadera pasión de estos 3 amigos era realizar cortometrajes animados y fue cuando el nombre del estudio se cambió a “Disney’s Brothers Cartoon Studio”, que Roy después decidió que se llamaría: “Walt Disney Studio”.


Por esta época, Walt ya había creado el cuento de “Alicia en El País de Las Maravillas, pero estaba incompleto, así que dentro del pequeño estudio retomaron el proyecto y comenzaron a hacerlo de diferentes formas, y fue así como realizaron un cortometraje que fue muy innovador en su tiempo, por ser el primer proyecto que fusionó las caricaturas con los humanos en 1923.

La historia de Lewis Carroll fue mucho después de esta que creó Walt Disney, el cortometraje se trataba de una niña que llegaba a un estudio de animación y se “metía” dentro de las caricaturas que ahí hacían.

A pesar de que la técnica para elaborar estas producciones era muy rudimentaria (en blanco y negro, cine mudo), el cortometraje fue comprado por una distribuidora llamada Margaret Winkler, quedó fascinada con el trabajo de Walt Disney y le solicitó realizara más series para comercializarlas en el cine.

Esto representó la bonanza económica para el estudio de Walt Disney, quien estando ya en una posición económica más desahogada, creó a “Osvaldo El Conejo De La Suerte”… Que si se fijan bien es Mickey Mouse, pero con las orejas más largas.

Walt Disney era demasiado “confiado” y decidió darle el dibujo a Margaret Winkler para que distribuyera los cortometrajes también, pero esta mujer y su esposo, le robaron los derechos a Walt Disney, así como también a todas las personas que ya trabajaban en ese entonces como animadores dentro de su estudio, dejando por completo a la empresa en bancarrota.

En un intento desesperado por salir de esa situación, Walt Disney se puso a dibujar y es entonces cuando nace Mickey Mouse.

Al buscar un reemplazo para Osvaldo, Disney pensó primero en un caballo, un perro, un gato, una rana y una vaca. Pero finalmente se decidió por un ratón como el que tenía de mascota años atrás. Cuenta la leyenda que la idea para crear este personaje fue resultado de un viaje en tren de Nueva York a Los Ángeles, tras fracasar en las gestiones por retener los derechos del Conejo Osvaldo.

La voz tan peculiar de Mickey, era realizada por el propio Walt Disney; En un principio, el ratoncito recibió el nombre de Mortimer Mouse, en homenaje a una antigua mascota de Disney. Pero tuvo la sabiduría de escuchar a su mujer, Lillian, a quien le parecía un nombre demasiado pretencioso, sugiriendo que lo cambiara por Mickey Mouse. Por otro lado, el carácter, a la vez pícaro e ingenioso que lo caracteriza, fue inspirado en Charlie Chaplin.

Existe mucha controversia acerca de si fue Walt o su amigo Ubbe quien creó a este personaje… La verdad da lo mismo, puesto que ambos fueron muy amigos y trabajaron por el mismo sueño dentro de una misma empresa.

Algo muy interesante de cuando Disney creó a Mickey, fue que él fue el primero en crear dibujos animados de animales con características humanas.

En esa época ya existía “El Gato Félix”, pero Mickey Mouse sobresalió porque en sus historias era carpintero, o desempeñaba otros oficios “muy de humanos” y esa combinación dentro del mundo de la animación, de animales que tenían personalidad propia y experimentaban emociones, llamó mucho la atención.

En la década de los 70’s los dibujos de Walt Disney fueron duramente criticados por los intelectuales de izquierda, debido a que se decía que todos los personajes de Walt Disney eran resultado de familias “disfuncionales”, ya que por ejemplo, Mickey era el eterno soltero, novio de Minnie, tío de otros tres pequeños ratones que al igual que Hugo, Paco y Luis -los sobrinos de El Pato Donald- nunca presentaron en ninguna de las historias a sus padres.

También se habla mucho que durante La Segunda Guerra Mundial, Walt Disney tuvo una estrecha colaboración con el gobierno y se dice que existía una oficina dedicada a vigilar que todas las producciones que se realizaban durante esa época contribuyeran a alimentar el espíritu Yankee, y en ese sentido Disney realizó muchos cortometrajes en los que exhortaba al pueblo americano a aceptar la guerra y contra la figura de Benito Mussolini o Adolfo Hitler.

Esto podría ser señalable hasta cierto punto, pero la historias de Walt Disney contribuyeron en su momento -y eso todavia sigue sucediendo- a que través de sus personajes, el común de la gente y sobre todo los niños entiendan la realidad del mundo en que vivimos… Además de que “no le quedó de otra”, puesto que en esa etapa, los militares llegaron, se metieron a su estudio y él tuvo que adaptarse a esas circunstancias.

Tras la creación de Mickey Mouse, el estudio se recuperó nuevamente y el debut cinematográfico de este personaje tan emblemático, tuvo lugar en Nueva York, donde se exhibió el cortometraje “Steamboat Willie”, el 18 de noviembre de 1928.

Sería todo un rollo contarles ¿de qué trataba la historia? y como las imágenes hablan mucho más que las palabras, gracias a la magia del internet y del Youtube, el cortometraje pueden verlo AQUÍ.

Walt Disney realizó 3 caricaturas principales de Mickey Mouse, dos de ellas no se vendieron y la tercera sí, con la cual Walt se hizo entonces acreedor a un “Oscar Honorario” por la creación de este dibujo animado.

Walt Disney tuvo la capacidad de ser un visionario, al “ir más allá” y crear una película de dibujos animados con sonido, cabe mencionar también, que se ganó otro Oscar en 1931 en la categoría de “cortometraje animado” con: Mickey’s Orphans y en ese sentido, este hombre nos demuestra que su espíritu vanguardista lo puso siempre a la cabeza al ser el primero en muchos aspectos: Dibujar personajes de animales con rasgos humanos y con sentimientos, en crear películas con sonido, y por si esto fuera poco, en hacer una caricatura completamente a color: “Árboles y Flores” en 1932.

El siguiente paso fue crear un largometraje animado DE LA HISTORIA: “Blanca Nieves y Los 7 Enanos”. en 1937, costó 1 millón de dólares y se tardó 3 años en realizarla, con 600 artistas trabajando en el proyecto que hicieron 2000 dibujos… Cuando se estrenó la película recaudó 8 millones de dólares y fue un evento cinematográfico sin precedentes.

El parque temático Disneyland surgió en la década de los 40’s, él tenía la idea de construir un parque de atracciones para que sus empleados y sus familias se divirtiesen en su tiempo libre. Con el tiempo, este proyecto más bien modesto iría creciendo hasta convertirse en Disneylandia.

La construcción del parque comenzó el 21 de julio de 1954. El parque abrió sus puertas al público el 18 de julio de 1955.

El castillo emblemático que hoy es la imagen de Buenavista y de Disney y que fue inspirado en un castillo real que se encuentra en las afueras de Munich, merece un post aparte…. Este de por si ya salió “kilométrico”.



Walt Disney murió a los 65 años de cáncer en el pulmón, dejándo tras de si el imperio de fantasía más grande que ha existido… Existe una leyenda urbana, que dice que su cuerpo se encuentra congelado, en espera de que surja una tecnología que sea capaz de revivirlo… Mucho se habla al respecto, pero a ciencia cierta no se sabe nada y no es más que eso, un rumor que se ha mantenido a lo largo de los años.

Verdad o mentira, lo que si es de reconocerse es que El Mundo Mágico de Walt Disney representa un vínculo universal que nos ha unido a todos en historias, en formas de pensar, y en recuerdos de momentos de nuestra vida, ya que todos -sin excepción- nos identificamos con algún personaje, recordamos alguna canción, algún momento clave de alguna de las historias contadas a través de los dibujos animados.

Ni Andy Warhol se pudo resistir al encanto de Mickey Mouse.


Si bien es cierto que se critica mucho al imperio de Walt Disney por la notable influencia que ha tenido en las culturas de otros países, no se le puede quitar el mérito de haber sido pionero en muchas cosas, además de que su compañía es un emporio que genera muchos empleos a nivel mundial.

¡Feliz Cumpleaños No. 80 Mickey!

About these ads