Día 16


Agradecer a tu trabajo
Para algunos indispensable, para otros un lujo, para otros un pasatiempo y para otros algo lejano. El trabajo es algo que nos mantiene con la mente activa, nos ayuda a estar creando. El trabajo es algo que ocupa muchas horas de nuestra vida y es por ello que es necesario darle su justo valor.
“Gracias trabajo por ayudar a mantenerme enfocado. Gracias trabajo por ayudarme a atender temas que aún no he podido comprender del todo, la arrogancia, la humildad, el compañerismo, darme mi lugar”.
Nota: Realizar algún tipo de trabajo es necesario para mantener la mente activa. Aquel que quiere vivir sin trabajar en absoluto, tarde o temprano entenderá su valor.
Día 16.
                                                                                  -Alfonso Guerrero | Tiempo de Despertar-

Día 15


Agradecer a tu risa.
Tan contagiosa es que al escuchar a alguien desbordarse en ella uno se deja llevar. La risa es primordial en la vida pues nos mantiene radiantes, positivos, emocionados. También nos ayuda a cultivar arrugas que demuestran el agasajo que ha sido vivir. Bendita risa que nos recuerda que siempre hay una forma más agradable de ver las cosas.
“Gracias risa por ayudarme a estar contento conmigo mismo. Gracias risa por alegrar al corazón más triste. Gracias risa por ayudarme a pintar un día gris en uno lleno de color. Gracias risa por estar presente en mis días”.
Nota: Aquellas personas que parece que han olvidado reír, sólo necesitan aprender dejar de tomarse la vida tan en serio, de forma tan rígida, tan controlada.
Día 15.
                                                                                  -Alfonso Guerrero | Tiempo de Despertar-

Día 14

Agradecer a tus recuerdos.

Para muchos recordar parece ser su vida, para otros, los recuerdos sienten que solo los anclan al pasado. Encontrar el equilibrio es la misión: recordar, sonreír y agradecerlo, así como seguir viviendo el presente al máximo. 
“Gracias recuerdos por ayudarme a revivir ciertas emociones y experiencias. Gracias por recordarme que el amor ayuda a crecer. Gracias por recordarme que después de una tormenta o caos, siempre viene la calma y la integración de la experiencia. Gracias recuerdos por ayudarme a realizar un recuento de mi vida y darme cuenta que el saldo es positivo, muy positivo”. 

Nota: Mucha gente empieza a perder la memoria debido a que sus recuerdos no son amorosos, muchos de ellos son frustrantes, tristes o llenos de enojo; es por ello que deciden olvidar, creyendo que tienen un recuento negativo en lugar de positivo. Se compasivo con esas personas en lugar de exigente.
Día 14.
                                                                                  -Alfonso Guerrero | Tiempo de Despertar-

Día 13

Agradecer a los aprendizajes que llegan a ti.

Ya sea que creas en Dios, universo, la vida, en ti mismo, hay algo que está trayendo a ti cada experiencia que estás viviendo. Esas experiencia conllevan un aprendizaje, y esos aprendizajes si son bien asimilados te ayudarán a despertar tu verdadera esencia, a convertirte en amor y extenderlo. 
“Gracias a todos los aprendizajes que están llegando a mi, día a día. Gracias por mostrarme lo que necesita ser mostrado. Gracias aprendizajes por ayudarme a convertirme en mi mejor versión; una versión más en paz, más amorosa, más feliz”.
Nota: Quien decide mantenerse en el sufrimiento, en el odio, la venganza, la arrogancia o el ego espiritualizado, simplemente posterga su propia libertad
Día 13.
                                                                                  -Alfonso Guerrero | Tiempo de Despertar-

Combo de películas para reflexionar…

Quienes me acompañan desde hace años en este sitio y leen mis letras, saben que uno de mis pasatiempos favoritos es el cine. Es un tema del que me encantaría hablar en el blog de manera frecuente, pero la gran mayoría de las veces el tiempo no alcanza para ver todas las cintas que uno quisiera.
En estos últimos meses y en el poco o mucho tiempo libre del que he dispuesto, he conocido a través del séptimo arte historias muy buenas que por falta de tiempo no he compartido mis impresiones con ustedes y por eso en este viernes quise hacer algo diferente.
En esta etapa reciente del blog en algunas ocasiones ya he hecho “combos cinéfilos”, todo esto con la intención de comentar sobre dos o más películas, que a mi juicio fueron muy buenas e interesantes y precisamente la intención es que por falta de tiempo esas reseñas no se pierdan en el tiempo.
La diferencia en este viernes es que para este post en particular he elegido 3 historias. Dos que vi recientemente y una más que fue hace ya varios meses, pero que hasta el día de hoy me tiene reflexionando al respecto y es precisamente lo que hará diferente este post: el hecho de que es un combo de películas que abordaré desde la perspectiva de reflexión que cada una de ellas a mi me dejó.
¿Les late?… Entremos de lleno pues en el tema.

“Lady in the Van”

A lo largo de toda mi vida, pocas son las películas que me han dejado pensando durante varios meses en la historia que abordaron, “Lady in the Van” es una de ellas.

Tengo entendido que el guión cinematográfico está basado en una obra de teatro, no estoy muy segura de ello, pero lo relevante de esta cinta es la cantidad de matices emocionales que te produce verla.

Por principio de cuenta la actuación de Maggie Smith, que muchos de ustedes la recordarán por su célebre personaje de la Profesora Minerva McGonagall en la saga de Harry Potter, pero aunque esa fue una de sus interpretaciones más célebres, su trabajo histriónico se remonta a varias décadas prestando vida a distintos personajes, lo que me recuerda las palabras del actor mexicano Julio Alemán, (q.e.p.d), quien en alguna ocasión, durante una entrevista hizo referencia al hecho de que la magia de la actuación es que cuando te vuelves un adulto mayor, a diferencia de otras profesiones, puedes seguir trabajando sin necesidad de jubilarte.

Eso es precisamente lo que sucede con Maggie, quien a pesar de que a sus 82 años de edad ya ha afrontado dos enfermedades graves (una de ellas cáncer), es una actriz que se nota ama su trabajo y eso se refleja en esta película que comento en particular hoy y de la cual ella es la protagonista.

“Lady in the Van” trata sobre Miss Shepherd, una mujer indigente que vive en una desvencijada camioneta en un barrio de clase media en Inglaterra. Lo interesante de esta historia es el contexto de la misma, la percepción de las personas que en un país que no es tercermundista tienen de la gente que vive bajo esas condiciones y los prejuicios que como consecuencia de eso se llegan a dar.

La historia está abordada desde la perspectiva de un dramaturgo teatral, que quizá está hasta cierto punto demasiado solo y es tal vez ese el detonante para que se produzca no sólo una interacción con el personaje de Maggie, sino que a pesar de que la mujer de la camioneta puede llegar a ser -por su misma edad y las circunstancias en las que vive- un verdadero dolor de cabeza, surja entre ellos un lazo de amistad y de sincera compasión.

La parte reflexiva de esta cinta está en el hecho de que es una historia que te lleva a pensar en lo frágil que puede ser una persona de la tercera edad que no tuvo la suerte de contar con una familia, mucho menos con una pensión, y que prácticamente se va deteriorando y quedando cada vez más expuesta a las adversidades de la vida en la calle.

La interpretación de Maggie es increíble, pues es un personaje que te hace reír, que por momentos te puede sacar de quicio, pero que al mismo tiempo te puede producir ternura y propiciar que hasta la persona más fría e insensible experimente empatía y compasión. “Lady in the Van” es un llamado introspectivo para cuestionarnos lo que puede ser una mala decisión tomada desde el miedo y lo que pueden llegar a ser nuestra propia vida al llegar a esa etapa.

Hay una escena en particular donde ella actúa de manera magistral y te transmite su miedo y su vulnerabilidad…

“Cuidar a alguien implica mucha mierda”…
::::::::::::::::::::
“La Chica del Tren”
Antes de ser llevada a la pantalla grande, esta historia ya se había convertido en un best-seller, quizá por eso había tanta expectativa cuando se anunció que sería adaptada para cine y protagonizada por Emily Blunt, una chica que considero en los últimos años ha sabido elegir muy bien las películas en las que participa, logrando con ello demostrar que es una actriz joven que tiene madera para estar en el mundo del cine durante un buen tiempo por la capacidad que tiene para interpretar cualquier tipo de personaje.
En “La Chica del Tren” no es la excepción y Emily da vida a una mujer alcohólica, devastada por el abandono de su esposo y que sumida en una severa depresión, cuando menos se lo espera se ve implicada en un asesinato.
Con estos elementos es obvio comienza a entretejerse una historia nada predecible, pero lo que quiero destacar más allá de la sinópsis de la cinta, es el hecho de que cada persona tenemos nuestras disfunciones (hasta las que en apariencia son las más “normales”) y como eso afecta al momento de entablar una relación de pareja.
Muchas veces te casas enamorado(a), pero realmente desconoces a la persona con quien te estás uniendo. Nada es seguro en un matrimonio, así como también es destacable el hecho de como el amor se puede llegar a convertir en una dependencia obsesiva, al extremo de destruir por completo la vida de una persona…
Creo que eso fue lo que más me impactó de esta historia, de la cual ya cada uno de ustedes tendrá su propia opinión posterior a verla. La verdad es que es una buena película, bastante intrigante y que te envuelve de principio a fin.

“Al cabo de un tiempo, la tristeza se vuelve aburrida tanto para la persona triste como para la gente que hay a su alrededor”.

::::::::::::::::::::
“Belleza Inesperada”

El reparto que integra esta película es lo primero que te indica que será una excelente historia. Luego de eso lo primero digno de comentar es la capacidad histriónica que Will Smith ha demostrado en los últimos años con los distintos personajes que ha interpretado en la pantalla grande, y que a excepción de “escuadrón suicida”, con esta cinta se reivindica totalmente del mal sabor de boca que a cualquier espectador haya podido dejar.
La verdad es la primera vez que no sé como explicar de que trata una película que me ha gustado mucho. Lo único que se me ocurre para decir es que es una historia muy original que aborda lo que es la vida y la muerte, las diversas motivaciones que tenemos todas las personas independientemente de como haya sido nuestra vida y que a final de cuentas todos buscamos lo mismo: el amor y la felicidad, pero la muerte es un elemento implícito también.
Hace apenas unos días atrás una amiga muy cercana me comentaba que durante el proceso de filmación de esta película, Will perdió a su padre, y ella me aseguraba que eso se reflejaba en el personaje protagónico que él interpreta.
Me llama mucho la atención ese comentario, porque unos días antes de eso yo había visto un video de detrás de cámaras de esta película, en la que el muchacho que interpreta al “tiempo”, y quien apenas está comenzando prácticamente su carrera en el cine, decía que para él había sido todo un privilegio trabajar con Will, y ver como daba vida al personaje de un hombre devastado, para luego en el corte, volver a ser el mismo tipo genial que todos conocen.
Algo que me encantó, aparte de lo original de la historia, fue los matices de cada personaje interpretado por ese maravilloso grupo de actores ya experimentados y entre los que me encantó ver a Kate Winslet y muy en especial a Helen Mirren, quien es una actriz con una personalidad única y un porte inigualable.
El tema de las pérdidas siempre es escabrozo desde el ángulo que se le enfoque, y cuando se trata de un hijo, supongo yo que no hay manera de superarlo. Sin ser madre, considero yo que debe ser una de las cosas más difíciles de superar, y en el caso de esta película se plantea desde la perspectiva de como el amor puede ser capaz de atenuar eso y también del impacto que eso puede llegar a tener en la vida de otras personas y sus distintas prioridades.
Vale la pena verla, creo yo que se va a convertir en una de las grandes favoritas de todos, porque pocas cintas abordan las relaciones humanas de una manera tan instrospectiva… Creo que eso es lo más valioso de esta historia.
En conclusión, estas tres historias, aunque nada tengan que ver una con la otra, a final de cuentas reflejan a través del séptimo arte una radiografía de la parte bella y al mismo tiempo la parte oscura del alma humana y eso es parte de la magia del cine, que no sólo nos lleva a conocer personajes, historias y lugares que de otra forma no podríamos; sino que en los últimos años, diversos directores se han enfocado a mostrarnos una faceta desconocida de nosotros mismos y una manera de explorarla a través de la reflexión.
¡Buen finde!

“Estamos aquí para conectar. Amor, tiempo, muerte. Ahora estas tres cosas conectan a cada ser humano en la tierra. Anhelamos el amor, deseamos tener más tiempo, y tememos a la muerte”.

Día 12


Agradecer a tu buen corazón.
Algo primordial para los seres humanos es reconocer nuestra verdadera esencia. Parte de ella es el tener un “buen corazón”. Este se encarga de compartir, de cuidar, de proteger, de escuchar, de ser paciente, de cambiar cuando se han cometido “errores”. Hoy te pregunto: ¿Reconoces que tienes un “buen corazón”?, ¿Qué aspectos te hacen falta trabajar para tener un “buen corazón”?
“Gracias “buen corazón” por ayudarme a ser sensible antes los demás y sus necesidades. Gracias por mostrarme que puedo mejorar y ser aún más amoroso, sensible, paciente, protector. Gracias por mostrarme que puedo compartir aún más lo que poseo, ya sea comida, dinero, amor, información, todo con total desapego”.
Nota: Dar esperando recibir no es dar, es pedir. Interesante sería ver un mundo con “buenos corazones” actuando por el bien del otro y no personas quejándose por lo que algunos hacen o dejan de hacer. Por un día en tu vida no te quejes y se proactivo, comparte tanto como puedas hoy y observa como te sientes al final del día.
Día 10.
                                                                                  -Alfonso Guerrero | Tiempo de Despertar-

Día 11

Agradecer a tus amigos.

Los amigos son una parte esencial en la vida de muchos. Los amigos nos apoyan cuando fallamos, nos dan la mano cuando caemos, enriquecen nuestra vida, nos regalan nuevas formas de ver las cosas, nos aceptan como somos, nos muestran amorosamente aquello en lo que podemos mejorar y sobre todo son incondicionales, leales y honestos. Los verdaderos amigos te ayudan a crecer. Etiqueta a ese amigo(s) que hace(n) eso por ti y a quien(es) hoy le(s) dices GRACIAS.

“Gracias amigo(a) _________ (nombre de la persona), por estar presente en mi camino, por regalarle a mi vida alegría y dulzura, por los buenos momentos, por el amor sincero, por tu complicidad compasiva y no complaciente, por aceptarme como soy y por desearme lo mejor. Gracias por ser real”.

Nota: Ya sea que tengas muchos amigos o sólo uno, valóralo y hazle saber lo que para ti significa en tu vida. Conocidos hay muchos, verdaderos amigos son sólo algunos.

Día 10.
                                                                                  -Alfonso Guerrero | Tiempo de Despertar-