La Voz del Ángel

Anoche tuve fiebre, pues desde la semana pasada he estado un poco enferma como consecuencia de los cambios de clima y el frío que absorbo andando en motocicleta cuando salgo a trabajar. El tema no es ese, la cuestión es que siempre he sido una persona que pocas veces se enferma y cuando eso sucede, la enfermedad me tumba por completo.
El sábado me sentí mal durante todo el día, y para las 10 de la noche yo ya estaba en cama. Debo reconocer que me fui a dormir un poco triste tras una charla y un tanto agobiada por los problemas que en este momento no he podido resolver (tal como le puede suceder a cualquiera de ustedes que me lee).  
El caso es que me quedé pensando en todo eso y fue en ese lapso entre que me estaba empezando a quedar dormida y que al mismo tiempo reflexionaba en algo que me había dicho ya la persona con la que charlaba en la última parte del día y que considero tiene mucha razón.
Siempre reconozco mis errores, sé que tengo un caracter difícil, y aunque trato de ser una persona positiva y darle la vuelta a las cosas, tengo días en que como cualquier persona, me doy permiso de no ser tan fuerte, ni Martha, la que siempre está para todos ahí…
Eso era lo que pasaba por mi mente en ese instante entre que me sentía del nabo y me estaba quedando dormida; pero de pronto fue como si yo misma me preguntara: ¿Por qué razón te sientes tan enferma? y fue en ese instante cuando escuché una voz muy clara que me respondió: “Te enfermas cuando te estresas”.
No me asusté, tan sólo asentí para darle la razón y entonces me quedé dormida, tal y como si alguien me hubiese estado acompañando en todo ese rato de silencio.
Sé que no fue producto de la fiebre, sé también que no estaba dormida del todo y simplemente caí en la cuenta de que puede ser uno de mis ángeles.
En los últimos años, para nadie es secreto que leo todo cuanto cae en mis manos sobre el tema, y más allá de quienes creen en eso o no, algo en mi interior me dice que así fue.
La voz que escuché era de hombre. No era grave ni fuerte, no tenía nada de impactante, pero tengo la certeza de que es uno de mis ángeles porque en ningún momento tuve miedo y aunque tengo el vago recuerdo de haberla escuchado en algún momento de mi vida, nunca sucedió con tanta claridad como ahora… Fue algo así como escuchar por primera vez la voz de un amigo con el que únicamente te has mensajeado por textos o correo electrónico (por poner en contexto un ejemplo que ilustre lo que quiero explicar).
No le di mayor importancia. El día de hoy toda la mañana estuve en cama y creo aunque la fiebre aumentó, me levanté hasta en la tarde ya un poco mejor y pensando en todo esto y por eso quise escribirlo.
La voz que me respondió tiene toda la razón, y más allá de si creer o no en todo esto (que sinceramente yo si creo); desde hace mucho tiempo tengo la certeza de que a pesar de ser una mujer demasiado solitaria, ni en los momentos a solas me siento así… No sé si sea por eso que disfruto tanto de mi propia compañía y hace tanto que dejé de tener miedo, ni cuando salgo a la calle o cuando he viajado sin que me acompañen más que mis propios pensamientos.
Es algo muy simple, pero para mi fue relevante. Hoy más que nunca tengo la certeza de que alguien me protege (y de muchas maneras lo he comprobado andando en la calle), por eso no me da miedo como a muchas personas andar sola o quedarme sin que nadie me acompañe en casa. Es por eso que me fascina el silencio, y un incidente tan pequeño como ese que me sucedió anoche me lleva a darme cuenta porque valoro tanto los lugares donde impera el silencio o los instantes en mi cuarto cuando es de madrugada y ya todos se han dormido…
Quizá eso es lo que nos haga falta, subir el volumen al silencio y aunque sea de manera imaginaria colocar un micrófono, para que cuando nadie hable, los mensajes y las voces de quienes sin darnos cuenta nos acompañan, se dejen oír.

Despedida.

Gracias espejo hermoso por todo lo que aprendí de tí.
Aquí y ahora bendigo tu camino y agradezco la energía compartida:
traducida en recuerdos, sonrisas, encuentros y desencuentros.

Tu camino y el mío se entrelazaron por un tiempo.
Y ese tiempo ha terminado.
Agradezco tu dulzura, la belleza de los momentos juntos y los suelto, con amor, con respeto, honrando tu destino y el mío.

Gracias por tu entrega y gracias por tu decisión.
Gracias por la magia, por el intento, por la luz y la sombra.
Ahora yo tomo otro camino, y tu también lo haces.

Honro lo que te espera,
y pido a tu corazón que honre lo que me espera a mí.
Soltando nuestras manos, aquí y ahora abro mis brazos para el futuro,
ofrendando todo lo vivido contigo.

Recordando siempre, que el amor no acaba,
que somos parte de un mismo Universo, y una sola Unidad.
Te suelto, con amor y confianza perfecta.

Hecho está.
Hecho está.
Hecho está.

A ti que me has elegido…

“Dicen que los bebés eligen a sus padres, cuando aún son almas sin encarnar”… Eso fue lo que pensé cuando te vi acercándote a mi desde ese pasillo tan estrecho; cansada, dispuesta para que te sentara sobre mis piernas para poder abrocharte las agujetas (ya casi al final de un vuelo).
Había leído eso en un libro hacía ya mucho tiempo, incluso mucho antes de que tú llegaras, y aunque yo no te dije nada, al aparecer ese pensamiento en mi cabeza; en ese instante presente me limité a agradecerte en silencio con un beso sutil que coloqué entre tus cabellos despeinados.
Tú seguías hablando y hablando… Decías que estabas cansada y cuestionabas al mismo tiempo si faltaba mucho para que terminara ese vuelo que nos llevaba con destino hacia alguna parte.
Luego de que tus tenis de niña, quedaron bien colocados, reclinaste toda tu pequeña existencia en el asiento vacío entre tu madre y yo. Bastaron unos cuantos segundos después de que en silencio ella te ajustara el cinturón para que quedaras inmersa en un sueño tan dulce como profundo… Y en medio del silencio y con una sonrisa ella, (que al igual que yo te ama tanto), me hiciera entender sin necesidad de palabra alguna, que era justificado el cansancio acumulado en el cuerpo que resguardaba un alma tan hermosa como inquieta.
No sé si estando tú allí en medio de nosotras, si tu otra mamá pensaría de la misma manera que yo… Para mi era tan difícil describir con palabras los momentos del pasado y del futuro… Cuatro años son muchos -cronológicamente hablando- pero al mismo tiempo parecen apenas un instante cuando lo que más amas en el mundo se materializa ante tus ojos de una manera mucho más bonita de lo que pudiste un día ser capaz de imaginar…
¿De verdad tú me elegiste a mi?, era la pregunta que estremecía mi alma mientras te veía dormir y entonces entendí que era lo mismo que había estado cuestionándome desde el primer instante en que te vi.
Muchas veces te imaginé, y fuiste mucho más de lo que yo esperaba… Recuerdo que hubo madrugadas en que soñaba despierta con que serías un niño, pero creo que el plan divino fue más ambicioso que los anhelos de mi alma y te puso en mi camino cuando menos lo esperaba y de una manera completamente distinta a la de una familia que dentro de los convencionalismos puede considerarse como normal.
Eso era lo menos importante… Lo más valioso eras tú, lo más amado en nuestro mundo… Tan igual a las demás niñas, pero con ese espíritu tan lleno de curiosidad y amor que al mismo tiempo te volvía tan especial a todas las demás.
Así fue como me elegiste a mi… Sin estar del todo preparada para recibirte y tan inexperta en ese arte tan difícil de ser mamá… Bastó mirarte por un momento dentro de un sueño donde ya existías, para amarte más que a nada en el mundo… Aunque al abrir los ojos y despertar en esta línea de tiempo, no seas todavía ni siquiera una posibilidad.
Tal vez no será aquí… Sólo Dios sabe si será en otro espacio y tiempo… Pero gracias por haberme dejado verte y por haberme hecho sentir que todo este camino ha valido la pena por ti.
Sea en esta vida o en otra, siendo igual o intentando ser una mejor persona en otro espacio y tiempo, gracias Princesa por haberme elegido a mi y por haberme regalado la más hermosa realidad en el mundo de los sueños… Te amo, aún sin existir.

Como si fueras ciego…

Elige a alguien como si fueras ciego.
Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona,
de su gentileza,
su lealtad,
su comprensión,
su devoción,
su habilidad para ocuparse de ti,
su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente.
En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos.
Pero cuando miramos al objeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados…

Buenas Noches…

“Una Vida Con Ángeles” de Tania Karam.

El único “auto-regalo” que pude hacerme esta Navidad fue un libro electrónico y ese fue “Una Vida con Ángeles” de Tania Karam.
Ella es una canalizadora, terapeuta y conferencista espiritual. Creo que he hablado de ella en algunas ocasiones en el blog y es una persona a quien sigo mucho desde hace varios años, porque la labor que ella realiza (más allá de las opiniones de quienes creen o no en este tipo de temas), se relaciona mucho con todas las cosas que yo he estado buscando aprender y conocer desde hace varios años.
Su libro tiene, yo creo poco menos de un año que salió, y desde que supe que lo había puesto a la venta me interesaba mucho comprarlo, porque a la par de lo instructivo que resulta para mi escuchar su programa de radio, sus boletines y algunos videos que comparte en la red, imaginé que resultaría interesante conocer de manera más profunda lo que ella tuviera que aportar a través de un libro, sobre todo para quienes no podemos estar en sus conferencias o cursos.
Siendo sinceros he de decir que compré el libro con la ilusión y el entusiasmo de quien se ha creado una gran expectativa y que al final no fue cubierta. No quiero decir que el libro sea malo en sí, o que no me gustó, es sólo que no sé, quizá esperaba un poco más por tratarse de Tania.

Total que para no hacer esto larguísimo, como cada que compro o alguien me regala un libro, trato de escribir al respecto y por tratarse de uno de los libros que más deseaba leer, este no es la excepción.
Así que para no hacer tampoco kilométrico este primer post de la semana, les cuento a grandes rasgos lo que a mi juicio muy personal es lo blanco y lo negro de este libro.
Lo que me gustó: 
“Una Vida con Ángeles” es en su mayoría un libro autobiográfico en el que Tania explica a detalle como fue que descubrió su misión de vida y poco a poco fue perdiendo el miedo que le producía tener la capacidad para ver y percibir cosas que el común de la gente no. Considero yo que para los padres que tienen niños con ese tipo de dones, leer este libro puede abrirles mucho los ojos y la perspectiva, porque son temas en los que aún nos cuesta mucho creer.
También me gustó que habla sobre como descubrir la misión de vida de cada persona, que contrario a lo que mucha gente piensa, comienza a desarrollarse desde el momento mismo que un bebé viene en camino. Habla también de como hacer contacto con los ángeles y al inicio de cada capítulo, así como entre cada uno de ellos aparecen “canalizaciones” que no son otra cosa que como una especie de oraciones para dirigirse hacia ellos.
Entre otros aspectos que resaltan es la sencillez con que explica todo (a lo largo de 9 capítulos), y de como ejemplifica que todas las relaciones que cada persona tiene a lo largo de su existencia son lecciones para llegar a su misión de vida y que cada personaje con quien se involucra es un maestro de vida y detalla a fondo los tipos en que se clasifican y que incluso con las personas que terminamos mal o de alguna forma tenemos quiebres, vienen a darnos una lección importante, muchas veces elegida desde otras vidas por nosotros mismos como mejor aprendizaje y como una forma de evolucionar más en conciencia y a nivel espiritual.

Lo que NO me gustó: 
Tal como muchos de los seguidores de quien ha sido considerada como la mejor conferencista espiritual, al leer este libro quizá esperábamos una guía más detallada para estar más en contacto con nuestros ángeles. Aunque si explica las maneras como ellos se manifiestan y como podemos acercarnos a ellos, siento como que quizá para quienes hemos leído ya otros libros de todo tipo sobre el tema, fue como una “embarradita” nada más… 
Casi al final del libro aparece una tabla en la que se invita al lector a llenar con datos acerca de su vida para poder orientarlo sobre su misión de vida. No sé si en mi caso en particular fue porque la visualicé en un libro para Kindle (porque compré el libro electrónico), pero el formato es algo confuso a la hora de leerlo. Tal vez sea eso, pero en lo personal me pareció un poco complicado de llenar. 
En concreto, no es que no me haya gustado el libro, sino que siento que siendo un tema tan vasto y que para quienes deseamos aprender de todo eso y alimentar nuestra alma, fue como haber probado sólo una botana o refrigerio… Tal vez por cuestiones de mercadotecnia esté elaborado así, porque se dice mucho que Tania planea escribir otro libro y quizá sea eso, que se reservó muchas cosas valiosas para entonces, pero en lo personal me hubiese gustado llegar hasta la última página experimentando esa misma sensación de paz y tranquilidad que me deja cada vez que la escucho canalizar los mensajes de los ángeles a las personas que llaman a su programa de radio.
No digo que es un mal libro, al contrario, pero creo que si ustedes como lectores les interesa como a mi sobre estos temas, les recomendaría que buscaran otros libros mucho más completos sobre el tema y luego ya leer este, en el que lo más valioso radica en los mensajes canalizados y los textos como en una especie de oración, que independientemente de la religión o credo -insisto- una oración bien intencionada y salida desde el alma, nunca estará de más para ninguna persona, sea creyente o no.
En conclusión: aunque el libro no haya sido de mi total agrado, no me arrepiento de haberlo comprado, pues a pesar de eso voy a continuar siendo seguidora de Tania, escuchándola en radio e intentando aplicar el aprendizaje que emite en sus mensajes. Si más adelante publica otro libro, evidentemente espero me resulte mucho más enriquecedor y sustancioso que “Una Vida Con Ángeles”. 

Para finalizar y como ya es costumbre cada que escribo sobre algún libro que he leído, les comparto un extracto del libro de alguna de las páginas que más me haya gustado a mi. Anexo también el link al sitio oficial de Tania y el enlace para escuchar los podcast de su programa de radio, que se transmite todos los sábados a las 8:00 am por MVS Radio. Independientemente del libro, vale mucho la pena escucharla.

Gracias como siempre a todos ustedes por leerme.
“Una Vida Con Ángeles”

Tania Karam
Ed. Penguin Random House Grupo Editorial

“Cada vez que te sientas en una playa solitaria, nosotros soplaremos a las aguas de ese mar, el vaivén de las olas que escuches será nuestro arrullo para ti, y en medio de ese arrullo y de esa brisa, que es nuestra caricia, te recordaremos amado, -no estás solo- simplemente ese silencio fue creado, para que te encontraras con Dios”.
-Canalización de Arcángel Gabriel-

“The Revenant”

El último post de esta semana lo voy a iniciar con una declaración muy personal con la que seguramente muchas personas no estarán de acuerdo: Admiro muchísimo el trabajo como cineasta de Alejandro González-Iñárritu, pero NO ME GUSTAN sus películas.
Las razones que tengo para sostener esa opinión son muy variadas y podría escribir todo un post al respecto, pero tan sólo me limitaré a resumirlo en una sola idea: No me gusta la manera tan cruda y violenta con que sus historias retratan la realidad.
Partiendo desde esa premisa, y que no está para nada casada con la admiración profunda que siento por su trabajo como director y guionista (no sólo de cine), puesto que desde mucho antes de que destacara en Hollywood ya seguía su trayectoria en radio y televisión, (donde también ha hecho cosas maravillosas, que también son tema para otro post); diré que este escrito tiene como objetivo aplaudir de pie la realización de su última película: “The Revenant” (o “El Renacido”, como le pusieron en español).

Inárritu en una de las locaciones de “The Revenant”.
Para una persona tan cursi como yo, que de pronto en cine tiene mayor inclinación hacia las historias dramáticas, fantásticas y hasta cierto punto “rosas”, una película del género western no sería exactamente mi elección; pero hace poco menos de un mes, viendo un fragmento de una entrevista que el periodista Jorge Ramos le hizo a este famoso director mexicano, fue lo que detonó mi curiosidad por averiguar más de esta cinta y en particular porque Leonardo DiCaprio era el protagonista.
A mi me pasa algo muy curioso con Iñárritu y DiCaprio, mi percepción hacia ellos dos es un poco “bipolar”, en el sentido de que me gustan y no me gustan… Admiro su talento, su genialidad para hacer cine, pero las historias que cuentan no son de mi total agrado… En el caso de DiCaprio, creo que en los últimos años ha madurado muchísimo como actor y eso lo ha llevado a seleccionar buenos personajes, pues su trabajo comenzó a llamarme la atención en “Inception” y como que a partir de ahí aunque no soy su fan, si respeto mucho su trayectoria y he estado atenta a sus películas.

Leonardo DiCaprio caracterizado como Hugh Glass.

Una vez habiendo explicado esto, creo que no es difícil entender que fue más curiosidad que otra cosa, lo que me llevó a averiguar: ¿Cuál era el resultado de esta mancuerna de actor-director? 
Una de las cosas que me fascinan de Alejandro González-Iñárritu es la forma tan apasionada como habla de sus proyectos y de su visión del cine…. (¿Ven cómo es una percepción bipolar la mía?); y en esa entrevista en particular que Ramos le hizo en esa ocasión. me pareció que aunque su historia se sitúa cronológicamente en el siglo XIX; tiene un contexto muy actual.

No voy a llenar de spoilers este escrito, tan sólo diré que la película trata sobre un cazador de pieles de muy firmes convicciones que enfrenta circunstancias muy extremas… Creo que eso fue lo que me gustó de la película. Líneas más arriba decía yo que Iñárritu tiene la facilidad para retratar a través del cine la crudeza y el realismo de la vida; pero en el caso de esta historia no podía ser de otra manera.

En los últimos días yo había estado precisamente pensando en que es muy irónico que a pesar de todos los adelantos tecnológicos que tenemos y de lo aparentemente civilizada que es nuestra generación, seguimos teniendo instintos tan primitivos y aunque nuestra forma de vida no es tan adversa como la de las personas de hace 2 siglos, la naturaleza nos sigue dando bofetadas con guante blanco cada vez que se le antoja recordarnos quién tiene el control aquí.

Emmanuel Lubezki durante la filmación.

Eso es todo lo que voy a comentar a nivel personal sobre la película, y destacar que es también gracias a la participación de Emmanuel Lubezki que esta cinta, más allá de contarte sobre un personaje que existió realmente, te lleva a sentirte inmerso en el paisaje y de esa manera experimentar gracias a un excelente trabajo de fotografía y planos no muy tradicionales de la cámara, las mismas sensaciones de frío, miedo, hambre y angustia que se manifiestan a lo largo de las poco más de 2 horas que dura la película… Sobre todo en dos escenas increíbles e impactantes que involucran un oso y un caballo en particular… ¡No cuento más!

En resumen, es una excelente película, muy recomendable. En México se estrena el 25 de enero y se rumora que es muy posible que sea una de las nominadas en la contienda por el codiciado Oscar este año.

Para el instante en que yo escribo esto, “The Revenant” ya cuenta con 4 nominaciones al Globo de Oro, y hay quienes dicen que estos premios son como la antesala del Oscar... En caso de ser así, ojalá los miembros de La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas este año por fin si le hagan justicia a DiCaprio, porque de verdad que se lució con su interpretación como Hugh Glass. 

Por otro lado, en el caso de Iñárritu sería mucha belleza que estando nominado, ganara la codiciada estatuilla dos años seguidos… Ya saben, lo que siempre digo: “No todas las películas que ganan un Oscar lo merecen”, y viceversa…

Mientras todo eso sucede o no sucede, vayan a ver la película y como siempre, para finalizar los dejo con fotitos de making of y notas de producción (que tanto nos encantan).

¡Que las disfruten al igual que su fin de semana!



-El guión de “The Revenant” está basado en la novela de Michael Punke,  y fue escrito por Alejandro González-IñárrituMark L. Smith.

-El presupuesto estimado para toda la producción era de 60 millones de dólares, pero debido a las exigencias del director mexicano para darle mayor realismo sobrepasó los 135 millones, debido al perfeccionismo obsesivo del director mexicano, quien se caracteriza por repetir y repetir escenas hasta el cansancio en pos de un alto grado de veracidad en sus historias. Todo eso, aunado a la idea de filmar con luz natural, provocaba que detuviera el rodaje durante horas y esa fue la razón por la que parte del equipo técnico presentó su renuncia durante la filmación.


-La idea de filmar esta historia comenzó desde el 2001, se contemplaba a Cristian Bale como protagonista y a otro director, y no fue hasta el 2011 que Alejandro González-Iñárritu se involucró en el proyecto.

-La filmación tuvo lugar en Estados Unidos, Canadá y Argentina.

-Aunque la mayoría de la filmación se realizó en locaciones naturales, las pocas escenas que se grabaron en un estudio, se llevaron a cabo en Alberta Mammoth Studios y Burnaby, British Colombia Studio.

-La producción del filme tuvo grandes retrasos debido a la decisión de Emmanuel Lubezki de filmar únicamente con luz natural, así como la decisión de Inárritu, de grabar las secuencias en orden cronológico.


-Debido a la falta de nieve en algunas locaciones en territorio Canadiense, la producción tuvo que desplazarse hacia Argentina para poder seguir grabando con realismo la historia.


-Desde el inicio del rodaje, el director mexicano se negó a reducir el presupuesto de filmación al utilizar el CGI (Computer Generated Imagery), que no es otra cosa que la filmación de escenas en estudio, sobre un fondo verde, sobre el cual se generan en post-producción imágenes generadas desde una computadora.





-Durante la filmación, algunos integrantes del crew renunciaron, debido a las condiciones de la producción. En algunas ocasiones el director cambiaba repentinamente los horarios de filmación para lograr un mayor realismo y también debido a las condiciones tan extremas del clima. Hubo locaciones (Como en Calgary), donde la temperatura descendió hasta los -25 grados F.


Al respecto esto fue lo que argumentó Iñárritu:



“El *CGI es exactamente lo que no quiero. Si terminamos en pantalla verde con café y todo el mundo tiene un buen rato, todo el mundo será feliz, pero lo más probable es que la película sea un pedazo de mierda”.

-Como consecuencia de las condiciones tan extremas de frío, era muy difícil conseguir y desplazar la cámara, así como también a la producción en cada locación.


-Este famoso director mexicano no acostumbra dar entrevistas varios meses previos al estreno de alguna de sus películas, pero fue tal la polémica y los rumores que se desataron por las dificultades de la filmación que tuvo que conceder una entrevista en las oficinas de producción en Santa Mónica, California, para aclarar todo esto con los medios de comunicación.



“No tengo nada que ocultar. Claro que hemos tenido problemas, pero ninguno de ellos ha hecho que yo me sienta avergonzado. Sí, algunos han dejado el equipo, pero como director, si identifico que un violín está fuera de tono, entonces no puede estar en la orquesta”.





-Para el director mexicano la seguridad del equipo siempre fue primordial, pero aún así recibió duras críticas por parte del equipo, en particular por Damian Petti, presidente del sindicato de filmación, quien manifestó que los integrantes de la producción estuvieron en peligro real, y a ese respecto los productores ejecutivos de la película ignoraron las advertencias sobre el tema de seguridad. Petti, criticó la postura de Alejandro y su idea de: “Todo vale la pena, porque la película se verá muy bien”.




Toda esta polémica surgió a raiz de que entre 15 y 20 personas fueron las que renunciaron porque expresaron que no estaban garantizadas las condiciones de seguridad durante el rodaje.


New Regency, una de las compañías que financiaron esta película argumentó en defensa a todo esto que para la producción se contrató a especialistas en alpinismo, aguas rápidas, operadores de helicópteros, comportamiento de animales y seguridad en climas fríos, todo esto con la finalidad de garantizar el cuidado de la integridad de los actores y de los elementos de la producción.

-Leonardo DiCaprio
tuvo que realizar secuencias muy difíciles entre las que tuvo que entrar o salir de ríos congelados, y exponerse a la posibilidad constante de hipotermia.





-Hay una escena donde su personaje come hígado de bisonte y la reacción instintiva y natural por parte del actor fue lo que el director captó con la cámara y se quedó para la película.


Hasta aquí el post de esta película y como siempre los dejo con el trailer de la misma, para que se emocionen con la intriga y lo interesante de la historia.

“¿Puedes oír el viento, padre? ¿Recuerdas lo que mi madre solía decir del viento? El viento no puede vencer a un árbol con fuertes raíces…  Aún respiras…  Estaré, justo aquí… Estoy justo aquí. Mientras aún puedas sostener un aliento, sigue peleando. Respira. Sigue respirando. Cuando hay una tormenta… Y estás parado frente a un árbol… Si ves  las ramas, jurarías que se van a caer… Pero si ves el tronco, notarás su estabilidad”.