Conexión Kármica.

Cuando se tiene una relación sexual con alguien comienza todo un proceso energético. Principalmente los chakras raíz de ambos se unen y desde esa intimidad las auras se funden, se fusionan para crear una gran energía áurica alrededor de ambos.
Al separarse, dejan una huella energética y kármica.
Cuando más relaciones se tienen con una persona, más profunda es la conexión. Por eso a veces recuerdas tanto a tu ex o al amante o con quien hayas intimado, cambia tu vibración  y creas lazos energéticos que los unen donde posteriormente se siguen transmitiendo energía a nivel sutil.
En cada relación se adquiere parte de la energía del otro.
Si tienes relaciones con gente densa, inconsciente,  carente de luz y amor, inestable…  Adquieres lo mismo… 
Cambias a un paradigma en que nada te hace feliz aunque tengas muchas razones para serlo. 
Si la otra persona hizo algo que marcó su karma, también lo adquieres tú y eso atrae a experiencias negativas.
Por el contrario si tienes relaciones con alguien consciente, lleno de luz, de amor y que mantiene su energía limpia, se genera un maravilloso intercambio de energía positiva para ambos individuos. 
Ambos se elevan en amor y consciencia.
La energía del amor y la sexualidad es tan grande y mágica que los hace vibrar tan alto que llegan a un estado expandido de la consciencia.
Esa energía también queda en ti como nuevos códigos de luz.
Si te acuestas con una persona con pareja, en consecuencia adquieres la energía de esa persona y su pareja (y las parejas de su pareja).
No se trata de juzgar. En algún momento de nuestra vida, todos hemos tenido sexo casual, aventuras y/o locuras…
Tranquilos, no hay culpables, sólo personas inconscientes y se puede cambiar cuando se decide.
– Primero por vibración: Atraemos lo que somos.
– Segundo por aprendizaje: La otra persona es un reflejo de ti, te mostrará tus sombras para que puedas reconocerlas y mejorar.
– Tercero por conflictos internos: No te amas, no te valoras... (Relacionado con las anteriores)
En consecuencia te relacionas con personas de tu misma vibración. Incluso puedes llegar a enamorarte de alguien así, con la incapacidad de amarte y valorarte hasta llegar a usarte. Pues vibracionalmente percibe tu necesidad de amor. Pero sólo refleja la relación contigo mismo. 
Ámate a ti y amarás al otro y los otros te amarán.
Esto no es una invitación a que no tengas sexo, al contrario, es sólo para que antes de irte a la cama con alguien, reflexiones acerca de con quién y como compartes tu energía sexual.
¡Haz el AMOR cuántas veces quieras! Pero antes de eso vibra alto, para atraer una persona con la que puedas estar estable y que te ayude a crecer y no a hundirte más.
Las personas que vibran alto saben elegir el amor y la luz.
Jamás duermas con alguien como no te gustaría ser.
Anuncios

Diferencias…

Que sí, que tener sexo el viernes por la noche relaja y está muy bien y todo lo que tú quieras…
Pero tener alguien que te abrace los domingos por la noche eso es otra cosa.
Buenas Noches.

Encontrarte otra vez en silencio…

Sigo encontrándome contigo en medio de tanto ruido para hablarte en mis silencios. Sabes que desde siempre me encanta hacerlo, y aunque esté rodeada de gente, de alguna manera me refugio en mi misma para estar contigo, porque aunque no tengas forma física o no te vea, te percibo… Es una certeza. No necesito intuir que estás ahí.
No hay nada de mi que no sepas; pero tenía ganas de que conversáramos en letras… En realidad no hay mucho por contar; más bien quería agradecerte por todo cuanto ha pasado en este tiempo reciente, en que a pesar del cansancio estoy tranquila y me ha ido muy bien en ese trabajo; pero sobre todo porque he disfrutado de cada instante, de cada respiro, de cada vivencia, sin importar que esté sola o con alguien que sea importante para mi.
Sí, sigo siendo tan imperfectamente humana como cualquier otra persona… A pesar de que he logrado un equilibrio entre todos los aspectos de mi vida, me enojo y puedo frustrarme cuando hay cosas que no está en mis manos resolver. Aún así trato de ser tolerante, de tener paciencia, pero sobre todo de ayudar, sin cuestionar si la persona me cae bien o mal.
No ha pasado nada relevante o interesante para el común de la gente… Para mi si y quiero darte las gracias porque en este día me he sentido muy feliz, y también en los días anteriores he ido encontrando elementos que percibo como esos regalos intangibles de parte tuya que bajo mi visión o perspectiva son tan hermosos como invaluables…
Podría hacer una larga lista en la que encontrarías la sonrisa más hermosa que ha llenado mis días. Las pocas horas de sueño y las conversaciones sobre una idea genial que de verdad no quiero dejar escapar y materializar en letras; así como esos rayos intensos de luz solar que desde siempre he pensado son escaleras hacia el cielo, y al caer la tarde, me has dejado ver estando incluso en el trabajo, y de manera especial haces que vayan recorriendo por todo lo alto. una a una las ventanas de ese enorme edificio donde diario estoy.
Sé que lo sabes, pero de todas maneras quería decirte que me siento en paz y enormemente bendecida por eso… No tengo idea si es que maduré, si es que logré silenciar el ruido de todo lo que no es importante y durante tanto tiempo le di más importancia de la que debía; pero hoy ya no importa, pues tengo el corazón lleno de amor; y no me refiero al que me inspiran quienes para mi son importantes; sino al que yo he aprendido -después de tantos frentazos- a crear por mi misma, y son los que han hecho que siempre tenga algo para compartir….
Gracias de verdad por eso… Por dejarme encontrarte en los pasillos de mi trabajo… Por este instante a solas, pero tan, tan cerca contigo… Por el silencio, los suspiros en los que encuentro tantas respuestas; y que son los que propician que se sigan sumando noches en las que al meterme a la cama y apagar la luz, aunque mi cuerpo físico esté tan cansado; mi alma quiera que ya sea otro día porque se muere de ganas de hacer tantas cosas… En concreto: ¡De vivir!


4:13 a.m.

Lo que siempre quise del amor…

Hace tiempo comprendí que el amor no es permanecer las veinticuatro horas del día juntas, haciendo las mismas actividades ni yendo a todos lados, sin darse un respiro. 
Siempre quise vivir mis propias experiencias y dejar que tú vivieras las tuyas, para que cuando llegara el tiempo de vernos, tener conversaciones interesantes y no perder nunca la capacidad de asombrarnos una de la otra, al imaginar cada aventura experimentada por separado.
Y ese tiempo llegó… Pero también desde entonces hay noches en que deseo estar sola, quedarme en casa y leer, o ver una película acostada en la cama, recién bañada y en pijama, y me encanta que lo entiendes, porque sabes perfecto que no quiere decir que estoy molesta contigo o que algo no está bien, no; sabes bien que es solo que quiero pasar tiempo conmigo. Igual como pasa contigo algunas veces y yo lo entiendo también.
Hay épocas de mucho trabajo, de salir a deshoras, tú de tu escuela o de la oficina, a veces cuando tienes que viajar para ver a tu familia y aunque te extrañe, he aprendido a saber esperarte; haciendo cosas interesantes, aprovecho para cuidar mi apariencia, salgo al cine o a tomar ese café con las amigas que para mi son importantes y hace tiempo no frecuento. 
He entendido que así no te presiono ni me presionas por el poco tiempo libre. Cuando eso sucede y me llamas, sé que lo haces porque en realidad te nace, porque de verdad me extrañas, pero me gusta más escuchar tu voz relajada, sin sentirte culpable de no estar, y es encantador platicar contigo, porque ambas sabemos que yo tendré mucho que contarte al regresar a la normalidad.
Este breve tiempo ha sido así… De ofrecerte un amor abierto, totalmente maduro, franco, honesto, lleno de confianza. Mi mayor deseo ha sido amarte de una manera mucho más sana de lo que lo hice en el pasado con otras personas, lo mejor que puedo… Por eso sé que estás aquí por convicción, y yo lo respetaré por el tiempo que decidas que así sea.

¿Sabes?, no te amaré mucho, ni demasiado, porque eso es un error. No tendré apego ni necesidad; estaré junto a ti, sin asfixiarte ni mimetizarnos en una; quiero que siga siendo como hasta ahora, que al abrir la puerta y me veas, sonrías con la mayor de las alegrías porque ambas somos afortunadas de elegir estar una al lado de la otra. 
Quiero que independientemente del tiempo, cuando estés lejos pienses en mí y te preguntes… ¿Qué estará haciendo ahora? ¿Qué tendrá para contarme de nuevo? ¿Qué me enseñará esta vez de la vida? porque siempre seremos nosotras mismas, personas independientes e individuales, con sus propias vidas y al final al estar juntas, siempre habrá algo de misterio y novedad.
Estaré contigo durante el tiempo que ambas decidamos estar, nunca te forzaré a permanecer; quiero tenerte por voluntad propia y por un cariño nacido desde el deseo… nunca venido de una necesidad.
Yo sólo te pido… Ámame como hasta ahora lo has hecho, tal como hasta ahora también lo he hecho yo; porque mucho y demasiado, sería un error.

En tu única Vida: ¿De qué no te quieres perder? – Día 039

“En tu única vida”: Día 039.
¿Qué países de África quieres visitar? 
Nosotros: •Sudáfrica, Madagascar, Senegal y Sierra Leona •Egipto y Zambia •Somalia y Mali •Ninguno, no me interesa

Tú:
Creo que no tengo predilección por ninguno en especial. Quizá si tuviera la posibilidad de ir, lo haría tratando de visitar los lugares más emblemáticos de ese continente.
Martuchis
12-Junio-2018

De Conversaciones y Encuentros

Hace tiempo te conté una historia que aún no existe en letras porque es tan hermosa como compleja, que aún no sé como hacer para escribirla y puedan entenderla en el mundo real.
Anoche antes de irnos a dormir volviste a preguntarme sobre eso, y a la par de sorprenderme porque la verdad no imaginaba que te acordaras de esa historia y que la tuvieras tan presente, nos quedamos hasta tarde hablando al respecto y mirando las estrellas desde el techo de la casa.
Desde ahí me diste algunas ideas para poder empezar a bocetarla…
Ahí me di cuenta que tus ideas y mi imaginación son infinitas, pero la madrugada no…. Aunque nuestros cuerpos no estaban cansados y el sueño parecía haberse tomado el día libre, había que irse a descansar….
Hoy, ya de día, sólo quería escribir al respecto para que no se pierda en el olvido nuestra conversación en una madrugada de ensueño.
En este instante la prisa y las responsabilidades nos envuelven, pero ojalá en las noches que nos esperan y aún no hemos vivido, encontremos más conversaciones como esa.
Gracias por impulsarme a escribir.