Primer Página de un Nuevo Diario Digital…

Este es el comienzo de un nuevo diario… Han pasado ya algunos meses desde que escribí en el último cuaderno que utilizaba con ese fin, de hecho le quedaron algunas hojas en blanco y entre las actividades diarias y otro tanto la decidia, ya no lo concluí.
Ya no quise comprar otro cuaderno… De hecho en un inicio me rehusé un poco a volver a tener un diario personal, pero esa idea apática siempre me dura poco, porque con tiempo o sin tiempo, sé que siempre tendré la necesidad de escribir.
En este punto cronológico en que retomo la escritura de cosas más personales, estoy a punto de cumplir 41 años, volví a quedarme sin trabajo, pero a diferencia de lo que sucedió en el 2011, y tras algunos empleos eventuales, aprendí que Dios no me deja de su mano y sobreviví gracias a que aprendí a vender créditos personales. 
En lo personal sigue la tendencia que parece indicar que seré una persona solitaria. Creo que en el fondo es algo que siempre he sabido. No llevo tampoco vida de claustro y creo que he aprendido a ser una mujer muy simple y práctica, que ha aprovechado todas y cada una de las oportunidades que la vida le ha presentado.
Hay noches en que en la antesala a que el sueño me venza, me pongo a reflexionar sobre todo lo que ha pasado para llegar hasta este punto; y siempre llego a la conclusión de que a pesar de los miedos y las incertidumbres que me rondan como a cualquier otro ser humano; siempre puede más todo lo bueno que he visto y aprendido en el camino.
En algunas conversaciones con amigos y personas cercanas, siempre llego al comentario de que si fuera posible, yo me quedaría de esta edad. No por menospreciar otras etapas de mi vida o las características propias de cada edad; es simplemente que con cuatro décadas de permanencia dentro de este cuerpo físico, me doy cuenta que por fin me he aceptado como soy, y a pesar de los problemas, pocas cosas logran sacarme de quicio o robarme el sueño.
No soy perfecta, algunas personas me han tachado de arrogante o de ser alguien que supuestamente pretende que lo sabe todo… Yo lo único que puedo decir al respecto es que no es mi problema la percepción que otras personas puedan tener de mi, tan sólo soy responsable y trato de actuar de manera congruente con lo que pienso, siento y soy.
Nunca en mi vida había estado más segura de lo que quiero y lo que no quiero… Creo que estoy en esa edad en la que ya no se vive de apariencias y el mundo se percibe desde lo que llevas adentro y lo que has aprendido en el camino.
No soy una mala mujer, al contrario, creo que simplemente soy un ser humano más, y quienes están cercanos a mi saben que puedo tener un carácter fuerte, pero que también cuando se necesita que esté, estoy para quien tenga que estar.
Pocas personas conocen mi lado sensible y vulnerable, pero mis sueños y mis miedos creo que sólo a Dios se los comparto… Me gusta mucho hablarle en silencio y esa es una de las tantas cosas sencillas que me da paz… (eso es tema para otro escrito).
En conclusión, quería decir que estoy aquí, que sigo escribiendo y que me aferro a mi esencia y quizá eso es lo que ha provocado que mi viaje en este momento sea sumamente placentero…
Gracias por esta primer página de diario digital…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s