De Repente…

… Y de repente el amor también me pareció emocionante…

Cuando dejó de habitar sólo en el estomago, y comenzó a esparcirse por todo mi cuerpo, convirtiéndose en viajero, en turista, explorando nuevos mundos, nuevas tierras, para quedarse a vivir, a construir, a habitar…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s