Quiero Amarte…

Quiero amarte con locura, amarte sin miramientos ni miedos, quiero entregarme y ofrecerte todo cuanto soy. Si, sin duda lo quiero. Y es que yo no quiero darme con reservas. Vengo de un sinfín de desamores, de caer muchas veces y volver a levantarme; vengo de curarme de golpes bajos, de decepciones y traiciones y tengo la fortuna de haberlo pasado, porque aún con todo esto, confío en ti, tengo la confianza puesta en ti, en ti, conmigo en tú vida y yo contigo en la mía. Ahora de una forma más madura.
Te abro las puertas tan anchas como las quieras, porque no soy cobarde, no importa cuánto haya sufrido; no importan los cielos grises por ahora, porque yo hoy soy una persona diferente, soy quien te amará como nadie lo ha hecho, aunque pueda perderlo todo en el intento.
Contigo seré fuerte y conocerás a través de mí, un amor diferente. El amor desde el deseo y no desde la necesidad; el amor compartido y desinteresado, el amor hecho empatía y correspondencia. Yo no te voy a prometer que seré lo mejor que te haya pasado, ni te diré que moriría por ti, tampoco que serás todo en mi vida; yo no te necesito conmigo, yo puedo vivir perfectamente sin ti… pero, elijo, en este momento, complementarme contigo durante el tiempo que tengamos que caminar juntos.
Yo te comunico, que no te amaré mucho, ni demasiado… pero sí te prometo que te amaré mejor. Te amaré no en cantidad ni con medida, mi amor por ti será de calidad. Entenderé que somos dos personas independientes; querré estar contigo el mayor tiempo posible y el resto me encantará que lo vivas como tú decidas. No permitiré que dejes de lado tus aficiones, mucho menos tus pasiones y pasatiempos, compartiré aquellos en los que realmente coincida contigo, pero de ninguna manera optaré por alejarte de ellos, solo porque no son los míos.
Tus amigos… Sé perfectamente que vienes con una vida hecha, esto incluye a los amigos. Ten la seguridad de que respetaré el trato de amistad que tengan, no importa si son mujeres u hombres; no tienen que caerme bien, ni yo a ellos, pero tendré apertura porque son parte de ti, y tú, ahora serás parte de mi.
Hace tiempo comprendí que el amor no es permanecer las veinticuatro horas del día juntos, haciendo las mismas actividades ni yendo a todos lados juntos, sin darse un respiro. Quiero vivir mis propias experiencias y dejar que vivas las tuyas, para que cuando nos veamos tengamos conversaciones interesantes y no perdamos nunca la capacidad de asombrarnos del otro, al imaginar cada aventura experimentada por separado.
Habrá noches que desee estar sola, quedarme en casa y leer, o ver una película acostada en la cama, sin peinarme y en pijama, y no querrá decir que estoy molesta o que algo no está bien, no; solo querré pasar tiempo conmigo. Igual sucederá contigo y yo lo entenderé.
Tendrás épocas de mucho trabajo, de salir a deshoras, de que alguno de los dos tenga que viajar… Cuando me toque a mi, yo sabré esperar; haré cosas interesantes, aprovecharé para mejorar mi apariencia, iré a ése nuevo lugar que abrieron en la ciudad, tomaré ese café con las amigas, quedaré con amigos que hace tiempo no frecuento. Quizá elija estudiar algo o aproveche esa invitación a visitar esa ciudad vecina donde vive algún conocido o familiar por el fin de semana. Así no te presionaré por tu poco tiempo libre, estarás más relajado sin sentirte culpable de no estar, y yo tendré mucho que contarte al regresar a la normalidad.
En definitiva, te ofrezco un amor abierto, totalmente maduro, franco, honesto, lleno de confianza. Quiero amarte mejor, lo mejor que pueda… no te amaré mucho, ni demasiado, porque eso es un error.
No tendré apego ni necesidad; estaré junto a ti, sin asfixiarte ni mimetizarnos en uno; quiero que al abrir la puerta y me veas, sonrías con la mayor de las alegrías porque ambos somos afortunados de elegir estar uno al lado del otro.
Quiero que estando lejos pienses en mí y te preguntes…¿Qué estará haciendo ahora? ¿Qué tendrá para contarme de nuevo? ¿Qué me enseñará esta vez de la vida? porque siempre seremos nosotros mismos, personas independientes e individuales, con sus propias vidas y al final al estar juntos, siempre habrá algo de misterio y novedad.
Estaré contigo durante el tiempo que ambos decidamos estar, nunca te forzaré a permanecer; quiero tenerte por voluntad propia y por un cariño nacido desde el deseo… nunca venido de una necesidad.
Yo sólo te pido… Ámame como lo haré yo… yo te amaré mejor, porque mucho y demasiado, sería un error.

Para: DL
Verano 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s