De Celebridades y Coleccionistas de Autógrafos…

Marilyn Monroe firmando autógrafos para sus fans en 1953 | Foto: © Milton Greene.

 

Noche de Oscares,.. El glamour y toda la magia que rodea a las celebridades que protagonizan los filmes que nos hacen reír y soñar, desfilan por la famosa alfombra roja, mítico punto de encuentro en el que desde 1929 se han escrito cientos de historias…

 

En esta ocasión no vamos a hacer referencia a lo que todo mundo habla: los mejores y peores vestidos, quién llegó con quien, o de si quienes ganaron merecían o no la famosa estatuilla (pues para eso ya existen innumerables sitios de internet)… La idea es que en el marco de la entrega No. 87. de los premios de La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, intentemos voltear un poco el reflector, para analizar desde una perspectiva distinta todo lo que sucede no sólo con los famosos, sino con la gente que durante horas y hasta días enteros esperan pacientemente en ambos extremos de la alfombra roja: Los Fans.
Robert Downey Jr. firmando autógrafos en la Alfombra Roja durante una de las pasadas premiaciones.
Durante más de ochenta años, un sinfín de cosas han sucedido en esta famosa premiación, pero así como existen anécdotas e historias que envuelven a los famosos de la gran meca del cine, también existen cientos de cosas que podríamos escribir sobre los fans; esos personajes anónimos que no sólo son capaces de soportar prolongadas esperas bajo climas y condiciones adversas con tal de observar tan sólo unos minutos a sus estrellas favoritas… Hay algunos que llegan a realizar hazañas dignas de reconocerse y sobre uno de ellos se escribe nuestro post de hoy.
Alan Robinson, uno de los más famosos coleccionistas de autógrafos.
 
Alan Robinson es el nombre del personaje a quien está dedicado el primer post de esta semana y quien es un contador de origen Inglés quien desde los 7 años de edad comenzó a coleccionar autógrafos.
Todo comenzó cuando Harold Wilson, destacado político y ministro de Reino Unido estampó su firma para él en una fotografía, para que a partir de ahí a Alan se le hiciera costumbre comenzar a asistir con frecuencia a las funciones de teatro y esperar pacientemente en la puerta del escenario para interceptar a los actores y actrices.
Con el paso del tiempo, lo que comenzó como un simple pasatiempo, se convirtió en una afición muy redituable, pues a los 43 años de edad, Alan ya estaba considerado como uno de los coleccionistas de autógrafos más famosos del mundo y cuya colección de firmas incluía ya a casi el 90% de todos los ganadores (en la categoría de actor y actriz) de los famosos premios Oscar desde sus inicios, en la década de los 20´s.
 
Una hazaña que podría parecer fácil si se toma en cuenta que él fue un obstinado y perseverante fan que pasó mucho tiempo apostado en las afueras de los teatros en busca de la firma de algún famoso. Cuando tenía apenas 16 años se trasladó a vivir a Londres y para ese entonces, lo que era un simple hobbie de fan, tomó otro giro, pues su colección comenzó a acrecentarse gracias a que él asistía a las firmas de autógrafos y a las subastas de firmas que irónicamente nadie quería.

Meryl Streep… Cuantos daríamos lo que fuera por una foto así de ella.

Para el año 2007, su colección de firmas, valuada en más de 1 millón de dólares, contaba con el garabato auténtico de celebridades como: Liza Minelly, Elizabeth Taylor, Meryl Streep, Vivien Leight, Sofía Loren, Elvis Presley, Gwyneth Paltrow. Clark Gable, Grace Kelly, John Wayne, y Steve McQueen -por mencionar sólo algunos- de los nombres que conformaban su acervo grafológico integrado por más de 10 mil firmas.

Greta Garbo, su firma representa el “Santo Grial” de los autógrafos.

Después de más de tres décadas de ser coleccionista, el “Santo Grial” de los autógrafos lo obtuvo cuando a través de un préstamo bancario logró comprar la firma de la legendaria Greta Garbo, y para ese entonces había invertido más de 150 mil libras esterlinas para conformar tan valiosa colección cuyas joyas principales eran además del autógrafo de esa famosa actriz, la firma de Marilyn Monroe y Elvis Presley.

La firma de Marilyn Monroe, una de las más escasas y por ende de las más valiosas.
¿A quién no le gustaría tener una foto de promoción firmada por El Rey?
Un dato interesante con respecto a Marilyn Monroe, cuyas imágenes autografiadas han llegado a ser subastadas en 20 mil dólares (mínimo); esto obedece a que la actriz, por muy contradictorio que parezca, era muy tímida y evitaba al máximo el contacto con el público. Por esa razón son contados los autógrafos que regaló a sus fans a lo largo de su atormentada carrera en la meca del cine, y es por esa razón que además de los objetos que ella usó en vida, sus firmas se cotizan tan alto.
A pesar de que era tímida, Marilyn siempre se entregaba a sus fans.

 

A pesar de que Alan eligió la contaduría como profesión, su amor de fan llegó a su fin y en el año 2007 subastó su inmensa colección de autógrafos en un hotel de Los Ángeles California. en la antesala de una de las famosas entregas de la estatuilla dorada, para posteriormente dedicarse a viajar por el mundo con las ganancias que obtuvo al desprenderse de lo que ha sido considerada hasta el día de hoy una de las colecciones más completas y valiosas que ha llegado a tener un fan.
Autógrafo de Julia Roberts con certificado de autenticidad.
Esta historia de Celebridades y Coleccionistas de Autógrafos tiene muchas aristas, y así como existen cientos de personas que se dedican a “cazar” literalmente las firmas de los famosos contemporáneos y los que ya no lo son tanto; está también la otra cara de la industria: La de las autoridades que se encargan de validar la autenticidad de las mismas.
Autograph Collector es una publicación dedicada en su totalidad a ofertar la compra venta de autógrafos, así como existen también galerías de exhibición en las que por tan sólo 15 dolaritos, peritos especializados en la materia estudian los autógrafos que el público les hace llegar y de ser firmas auténticas, se encargan de expedir todos los certificados y documentos que avalan que dicho garabato es real, y por ende, esto le da un valor más elevado en esta industria.
En la actualidad, existen artistas, cuya firma se cotiza más que la de otros, y si tu idea es volverte un coleccionista, estos precios pueden darte una idea de cuántos dolaritos debes juntar: Ronald Reagan; 250 dólares; Clark Gable: 350; Rodolfo Valentino: 600; Walt Disney: 1400; Adolfo Hitler: 1450; John Rockefeller: 1500; Winston Churchill: 2000; Napoleón Bonaparte: 1500; Abraham Lincoln, 4000; y George Washington: 13,000.00.
Un hermoso recuerdo de Walt Disney.
Si tomamos en consideración la lista anterior y el ejemplo que ya mencionamos de Marilyn Monroe, no se necesita ser un experto para darse cuenta que entre más antigua y difícil sea de conseguir la firma, es evidente que se acrecenta su valor…. Sin embargo, ser “Cazador de Autógrafos” no es cosa fácil, pues por más que pretendas hacer lo que sea necesario y prácticamente acampar en las premieres y festivales de cine, habrá famosos que no te darán ni el saludo, y aunque no sean figuras de la época dorada de Hollywood, o ni siquiera hayan ganado un Oscar, su fama de “divos” hará que su autógrafo valga toavía mucho más.
Tom Cruise, de los autógrafos más “baratitos” en la meca del cine.
Sin embargo de todo hay en la meca del cine y la firma de estrellas como: Kevin Costner, Arnold Schwarzenegger y Antonio Banderas se cotizan apenas entre los 80 y 120 dólares. Un autógrafo de Tom Cruise, fluctúa entre los 95 y los 250 dólares; mientras que un actor que ha escalado en este ranking (tras ganar el Oscar), es  Javier Bardem, cuya firma cuesta entre los 60 y los 120 dólares.

Elvis derritiendo literalmente a sus fans.
Dicen que los artistas “se deben a su público”, pero el acoso constante de la prensa, y también porque no decirlo, las “ínfulas de grandeza” propician que muchos actores se nieguen a regalar autógrafos, poniendo como excusa argumentos que van desde la idea de que no es obligación estampar su firma, o que entre más lo hagan, un mayor número de gente los buscará.
Este es uno de los aspectos que influyen también a la hora de cotizar el precio de un autógrafo, lo que nos permite clasificar a los actores que son accesibles y buena onda, en contraposición con los que quizá podrían romper tu tierno corazón de fan…
Aún con esa cara de loco, Jack Nicholson es uno de los actores más accesibles con sus fanáticos.
Entre los más generosos y accesibles con sus admiradores se encuentran: Hugh Jackman, Matt Damon, George Clooney, John Travolta, Russell Crowe, y el más entregado de todos: Johnny Depp, quien incluso es capaz de ponerse a conversar con sus fans, si es que tiene tiempo.
Otro actor de peso que es muy accesible siempre con sus admiradores es Jack Nicholson, quien suele atender de buen agrado a quienes se le acercan a pedirle un autógrafo, sobre todo durante los partidos de basquetbol de Los Lakers de Los Angeles, su equipo favorito.

Tobey Maguire, lo guapo no le quita lo mala onda a la hora de dar autógrafos.

Por otro lado, en la “Lista Negra”, elaborada por Autograph Magazine, estos simbólicos garabatos tienen un precio que depende del grado de dificultad que representa conseguirlos, es por eso que una firma de Tobey Maguire, el protagonista de las tres primeras películas de Spiderman, puede llegar a superar los 250 dólares, pues el actor encabeza la lista de los que odian dar autógrafos.

En esa lista también se encuentra: Joaquin Phoenix, Renée Zellweger, Bruce Willis, Scarlett Johansson, Will Ferrell, John
Malkovich,
y la legendaria Julie Andrews; todos ellos figuras tan queridas por el público y que por lo mismo deberían intentar ser un poco más afectuosos, pues gran parte de su éxito se debe a sus fans.
Supongo que después de conocer la historia de Alan Robinson y leer toda esta información adicional, ya tendrás una idea más aproximada de lo que implica invertir en este singular pasatiempo que también representa toda una industria.
 Meryl Streep firmando autógrafos en la premiere de “La Dama de Hierro”, en la Edición No. 62 del Berlinale, International Film.
Si es así, para concluir sólo me resta comentarte que anualmente se edita un libro titulado; “Celebrity Black Book”, que no es otra cosa más que una especie de directorio donde aparece la dirección y todos los datos de contacto de muchos de los famosos a quienes vemos en la pantalla grande y que si pretendes convertirte en un coleccionista caza autógrafos, te puede ser de gran utilidad para convertirte en algo más que un fanático que va y hace plantón en plena alfombra roja… No es por intrigar, pero hay que estar listo, puesto que la vida da muchas vueltas y uno nunca sabe con que famoso se puede encontrar…
“Algunos artistas llevan gafas de sol incluso en las iglesias. Temen que Dios los reconozca y les pida un autógrafo”.
-Fred Allen-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s