Still Alice.

Cuando alguien menciona la palabra Alzheimer, lo primero que viene a nuestra mente es una sala dentro de una casa de cuidados especiales, repleta de personas de la tercera edad con la mirada perdida, en silencio y evidentemente con la mente en blanco como consecuencia de los estragos que provoca esta enfermedad degenerativa.

¿Pero qué pasa cuando es una mujer mucho más joven y exitosa a quien aqueja este padecimiento? La sola idea nos parece absurda, pero precisamente sobre eso trata “Still Alice”, la película más reciente de Julianne Moore.
No se si a ustedes les ha pasado que como yo, tienen actores y actrices favoritos, quienes a pesar de no ser los de moda o los más taquilleros de la meca del cine, cuando nos enteramos de que tienen una película que no hemos visto, sabemos que es garantía de que será una buena historia y ese es el caso de esta magnifica actriz estadounidense.
“Still Alice” nos lleva a conocer lo difícil que es para las personas que padecen esta enfermedad -y también para la gente que los rodea- el proceso de deterioro de la mente. Como dije al principio, cuando alguien hace referencia al Alzheimer, la mayoría de nosotros pensamos en la fase final de la enfermedad, pero prácticamente desconocemos la problemática que enfrentan a diario estas personas. 
Si la pérdida de la memoria y sus capacidades resulta algo triste, es todavía mucho más doloroso cuando se trata de una persona que lleva una vida sana y además es una mente brillante en el área de la lingüística y quien tras un diagnóstico contundente lucha por no perder sus recuerdos ni a ella misma.
Una historia que definitivamente da mucho para reflexionar y concientizarte sobre las familias que han afrontado la pérdida de un familiar bajo estas circunstancias, puesto que a pesar de que tienes a esa persona contigo, de alguna manera es como si dejara de ser al perder absolutamente todo lo que forma parte de su vida y su personalidad.
Creo que por eso me gusta desde el título de la cinta, que nos lleva a ver desde la perspectiva de una mujer sana y de mente eminente lo que puede llegar a suceder tan sólo por algún gen hereditario, incluidas las implicaciones que esto puede tener para la pareja de quien padece esa enfermedad.
El guión de la película está basado en un libro de la autoría de Lisa Genova que se publicó en el año 2007; y pues aunque el cine por lo general viene a sorprendernos y hacernos soñar con sus historias llenas de magia y efectos especiales; es bueno también cuando sirve como medio para darnos a conocer el entorno real de una de las enfermedades más crueles que han aquejado al ser humano, y al mismo tiempo la importancia de tener siempre presente que todo lo que hoy somos y hemos hecho hasta ahora, de un momento a otro puede ya no estar más. 

“Así que vive el momento -me digo- Es realmente todo lo que puedo hacer”
-Alice Howland | “Still Alice”-
Publicado en: Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s