La Red Social y Fernanda Familiar…

Hoy, en una sala de espera, encontré en una revista del año 2007 una entrevista con una mujer que desde hace varios años sin darse cuenta, le aporta tantas cosas a mi vida: Fernanda Familiar.
En esa entrevista ella compartía una anécdota que le sucedió cuando estaba esperando a su primer hijo y me impactó. No voy a comentar al respecto, porque voy a intentar conseguirla para transcribirla aquí.
Lo que me encanta de ella, es que a pesar que por cuestión de trabajo hace mucho ya que no escucho su programa, las poquitas veces que llego a hacerlo, lo disfruto mucho y es bien curioso, porque de alguna manera ella aparece siempre y dice cosas que de me dan paz y me reconfortan… Eso sucedió exactamente hoy.
El primer impulso que tuve al llegar a casa, fue dejarle un mensaje. Entré a su portal en internet y en su famosa sección de “Entrega” (de la que ya he compartido algunas cosas aquí); el primer artículo que se desplegó cuando abrí la página, fue uno que estaba relacionado con el uso de las redes sociales.
Me quedé pensando mucho, no sólo por esas dos casualidades hoy y que se relacionan con Fernanda Familiar. En estos días recientes, yo tuve un problema personal que me hizo tomar la decisión de abandonar Facebook…
Fernanda ha escrito tantas cosas, ha hablado sobre el dolor, sobre la miseria humana en una cárcel (algo que me estremeció al leer e imaginar lo que describía en sus palabras); ha hecho también referencia a la tristeza, sobre la importancia de vivir cada día, sobre decirle a alguien que lo amas, sobre no perder el tiempo en pendejadas… ¡en fin sobre muchas cosas que el blog me quedaría corto para republicarlas.
En concreto pero lo que ella expresó en su escrito me hizo recordar con un poco de nostalgia aquella madrugada en que yo la descubrí en la radio, que yo he sido parte también de eso que ella describe en este escrito; me hizo pensar también en la “misión de vida” que tenemos cada uno de nosotros en la vida de las demás personas (o al menos las que se encuentran al alcance); y para no hacer esto más largo, aquí lo comparto con ustedes.
Prometo regresar cuando encuentre la revista, y también para seguir publicando algunas otras de sus “Entregas” que me han tocado el alma.
Gracias Fernanda por ser luz particularmente hoy…
*******
La Red Social
Por: Fernanda Familiar
Fue durante dos horas, entrada la madrugada, que encontré significados muy importantes sobre “las redes sociales” más allá de informar y de mantenerme cercana a las personas que me siguen.
Cabe aclarar que, más allá de las cuentas públicas, de Fernanda Familiar en Facebook@qtf en Twitter, no tengo, ni uso, ni tendré, cuentas “privadas” a través de las cuales me relacione con mis amigos o mi familia.
Explico lo anterior, por lo siguiente:
Hace unos días,  encuentro en mi cuenta de Twitter, @qtf dos mensajes:
El primero de Luis (no lo conozco, es escucha del programa de radio):
Fer gracias,  me salvaste la vida a mí y a mi familia; y lo digo en serio, nos salvaste…
Insisto, no lo conozco personalmente, ni entiendo que hice, que dije, cuándo, cómo… pero siento la profundidad del mensaje de forma muy importante. No está bromeando, se percibe un hombre que me sigue y que algo hice para provocar este mensaje corto y profundo.
Le respondo:
Gracias, no sé qué fue o que hice pero doy gracias, no importa… tu familia está bien, mis hijos, tú y yo también.
Hago una, veo la pantalla —deseo que todos estemos bien, que nada nos pase. Somos una gran comunidad: ¿Qué le habrá pasado a este hombre?… En fin, no lo sé… Unos minutos más y a dormir, estoy francamente agotada— pienso.
Sigo leyendo otros mensajes, escribo…
¡A dormir que nos vamos a hacer calabaza! …
Y de verdad mi cuerpo no puede más, me duele todo, quiero tomar una pastilla para el dolor de cabeza, músculos… Leo un poco más de mensajes escritos, y encuentro uno de Lidia (Aidil como se llama en Twitter, su nombre al revés):
Tiro la toalla Jefa (así me dice) Me dieron 3 meses (de vida) ya no puedo más.
A ella si la conozco. Vive en Michoacán, recientemente la abracé mucho cuando, gracias a Salvador Vega Casillas mi amigo que me llevo a Morelia, la conocí.
Nos hemos visto varias veces, me viene a visitar cuando puede al programa de radio… todo a raíz de mi trabajo y de la constancia de un grupo de personas que en mi cuenta nos llamamos “Banda (dentro de la banda)”. Algunos se conocen porque ganaron una promoción al acertar respuestas sobre la terna del Óscar, hace años: Don Rambaro, Changosoto, Aranzazu, Angee, Aidil…
“Conocidos” pero “no conocidos”… Los únicos que sabemos sobre el cáncer que tiene, como se siente, el proceso que ha vivido… Su familia no sabe tanto como nosotros.
Hago pausa aquí: ¿Si me están siguiendo en lo que he escrito? No conozco a Luis pero él asegura le salvé la vida.
Lidia ha compartido con nosotros todo sobre el cáncer terrible que ha vivido; su familia no sabe tanto de su enfermedad, como la Banda. Ahí hemos estado juntos, (en la red) apoyando con palabras, con risas, con llanto, con lo que sea… Uno en Saltillo, otro en Puebla, dos en el D.F. otro en Monterrey, otra en Celaya…
¡Juntos, afrontando la enfermedad que su gente más cercana, no sabe del todo!
Cuando leo lo de “Tiro la toalla jefa… ya no puedo más”, le contesto:
Vamos por ti (la Banda) yo me encargo, no estás sola, acabáremos en el torito pero sueltas la toalla y te rompo tu madre… ¡No, aquí estamos, no estás sola! Ándele no le saque a vivir… 1 mes. 3, 5 … son números, la vida se vive sin esas matemáticas, no te confundas. La vida es vida.
Vive, no sueltes…
Ella, Aidil, probablemente está hasta la madre de tanta quimio, de tantas pastillas, su familia no sabe pero “nosotros” si y se queja muy pocas veces, pero ese día fue contundente: tiró la toalla.
Y surge una persona más, Majo, que le escribe:
Aidil no te conozco pero te apoyo, tu puedes, me importas…
Surge David:
Pues no que ya se iban a dormir y que nos hacíamos calabaza…
Cuando David se entera de lo que está pasando, se une, apoya…
Don Rambaro siempre generoso, divertido, incondicional, ahí está apoyando… Y surge otro, y otra, y uno más, y otro… Dos horas después todos agotados, hechos pedacitos… Y yo suelto el llanto porque se logra la conexión, el objetivo, somos incondicionales, estamos y sonrío, ya somos más, sumamos, nos apoyamos, no todos se conocen pero se saben en una cuenta, en una red social, “con una Jefa” que no los deja, me saben y… en un instante pienso: ¡Para esto, esto!
Encuentro sentido…
Son muchos mensajes, ahí están en mi “memoria de cuenta”. Todos cansados, agotados de un día transcurrido, son casi las 12:10 AM pero no nos soltamos, no hay unfollow, no apagamos, seguimos, como si estuviéramos en la sala de alguna de nuestras casas… hablando compartiendo, lo importante, lo profundo y valioso de la vida: NO morir, como Luis y su familia “salvados”, como Aidil,  como tantos….
~o~
En Facebook me escribe una mujer, que está borracha, se nota en sus mensajes y ¡Me escribe!  ¡Ay carajo! Que profundo:
La vida no tiene sentido al lado de este ca… le he dado todo.
¡Y me escribe! Me elige para compartir su dolor más profundo, le significo y no tengo palabras más que decirle:
Ve tu interior, hoy no entenderás quizá, pero cuídate. No estás sola…
Otra persona, Martha:
Hoy me quiero morir…
Le contesto:
Martha: Sácate de los pelos, del hoyo en el que estás, menos de 140 caracteres… Te tienes, estamos…
Días después:
Gracias Fer.
No la conozco, me sigue… Hoy estornudo en el micro de “¡Qué Tal Fernanda!” y me dicen salud 200 personas.
Estas “redes sociales” me han acercado a gente invaluable y me recuerdan que no somos un número (que suma 358,383 —hasta hoy en Twitter—, más 135,460 —hasta hoy en Facebook—), SOMOS PERSONAS y una más o una menos ¡Me importa! Gracias infinitas por darme la oportunidad de seguir sirviendo, como el primer día de mi carrera profesional, con ese sentido aportar, dar, servir, ayudar
Saber que “la Jefa”, como me llaman algunos, no es más que alguien como tú.
Que me han enseñado:
Una gran lección, nos necesitamos y mucho, para reírnos, para llorar… Muchos,  por momentos, me han salvado.
¡No lo duden!
No sé donde estén todos los de Twitter y todos los de Facebook pero si sé que estamos cerca y que#somosmaslosbuenos.

Un comentario en “La Red Social y Fernanda Familiar…

  1. BEATRIZ LOPEZ SERRANO dijo:

    HOLA FERNANDA, MI NOMBRE ES BEATRIZ LOPEZ Y SOY DE CUERNAVACA MORELOS Y ME GUSTARÍA QUE ME PUDIERAS AYUDAR A QUE OTROS DOCTORES ME REVISEN, YA QUE YO TENGO UN PROBLEMA DE DISTROFIA MUSCULAR,BUENO ESO ES LO QUE ME HAN DICHO EN EL SEGURO SOCIAL,YA QUE ULTIMA MENTE HE TENIDO MUCHO DOLOR EN MIS PIERNAS, Y HE QUERIDO TENER TERAPIAS PERO LA VERDAD SALEN MUY COSTOSAS Y YO NO CUENTO CON EL DINERO PARA PODER PAGARLAS YA QUE YO TODAS LAS MAÑANAS LA ESCUCHO Y DE AHI QUE USTED TIENE MUCHOS CONTACTOS CON VARIOS DOCTORES Y POR LO CUAL ME ATREVÍ A SOLICITARLE SU AYUDA POR EL CASO QUE ESCUCHE EL DÍA MARTES YA QUE YO NO CUENTO CON NINGÚN APOYO Y TENGO UNA HIJA QUE DEPENDE DE MI Y POR MI PROBLEMA YO NO ME PUEDO VALER POR MI MISMA Y CADA DÍA MI ENFERMEDAD AVANZA MUY RÁPIDAMENTE. BUENO ME DESPIDO DE USTED ESPERANDO UNA PRONTA RESPUESTA Y MIL GRACIAS POR TODO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s