El Mejor Regalo Para Tu Corazón.

Por: Norma Rábago | Colaboradora del Portal www-fernanda-familiar.com
Hoy 14 de Febrero escribiré otra forma de dar salud a tu vida sin términos médicos rebuscados, dietas alimenticias, índices proteínicos o calóricos etcétera. ¿Cuál es? simple, la atención que prestamos a nuestras emociones desde el corazón.
Durante esta lectura me gustaría preguntarte: ¿Alguna vez has platicado con tu corazón? ¿Sabes de todas los sentimientos que guardas en él y desde cuándo? Y lo más importante… ¿Sabes el daño que te ocasiona acumular sentimientos como: rencor, ira, tristeza, preocupación, guardar un te quiero, te extraño, lo siento, así como perdonarte y perdonar a otros por una mala experiencia que seguimos acumulando en nuestra cajita de Pandora como si fuera un preciado tesoro?
Comprendí que la mayoría de las veces nos enfocamos sólo en ir al médico y hacernos infinidad de estudios y análisis en la primer dolencia sin antes hacer un examen personal y preguntar a nuestro corazón: ¿Qué tienes? ¿Por qué nos sentimos mal? ¿Qué sentimiento no he dejado salir o he limitado para sentirnos así? ¡Noooo! Aseguramos que todo el mundo sabe mejor que nosotros el origen de nuestros males, pues no somos capaces de ver nuestro interior y aceptar que cuando el cuerpo físico enferma, antes ha llamado varias veces diciendo: “Hey … aquí estoy, sino perdonamos a los padres, no podremos perdonarnos por repetir el mismo patrón con la pareja. Ya me duele la espalda, hombros, cadera por el peso de esto.” (Por ejemplo)
Quiero compartir con ustedes una reciente experiencia personal que me motiva hoy a escribir sólo como Norma su amiga.
Hace unos días, venia sintiendo un dolor desde el cuello y hasta la parte baja del omóplato izquierdo (espalda media), que ni 3 Asta Omega con krill aliviaba al 100% y que con los días era más molesto al menor movimiento.
Bien, acudí a un masaje terapéutico con Armando al piso 51 de la Torre Mayor, pues pensé que había dormido chueca o quizá había excedido mi rutina de ejercicio diario y que eso ocasionaba esta dolencia (rara en mí).
Me acomodé en la cama mientras escuchaba relajante música que me ayudó a sentirme en un agradable ambiente, mientras Armando me hizo las siguientes preguntas y que debía responder rápidamente: ¿quién es la más importante? Respondí: YO ¿quién es la más bonita? Respondí: YO Bien, dijo Armando: “Esto va a ser un regalo invaluable para ti” .
Inició el masaje en mi espalda cuando de repente ¡Ouch, ay, uyyyy! Cada que pasaba sus dedos en la zona adolorida mientras me pedía inhalar despacio al sentir sus manos en mi espalda baja y exhalar profundo al ir subiendo sus manos hasta mi nuca, ¡Ayyyyyyyy, ouch, uy de nuevo! Era un tormento que poco a poco iba disminuyendo.
Durante la sesión, el terapeuta me explicaba que mi dolencia venia de la falta de atención a mis emociones, al presentarse del lado izquierdo de mi cuerpo. La espalda, era el reflejo de mi corazón NO atendido.
Al terminar me pidió poner mi mano izquierda justo donde termina mi costilla (izq) hasta ubicar los latidos de éste, que para mi sorpresa sentí fuertemente en ese punto. Estando totalmente relajada, sin dolor alguno y con los ojos cerrados me dijo: “Ahora quiero que escuches tu corazón, platica con él y siente lo que te quiere decir; este es un espacio para ti y para él, ahora que tu mente está en blanco”.
¡Qué experiencia! bastaron pocos segundos para conectar con mis emociones, y por primera vez en mi vida pude sentir, apapachar y darme cuenta que siempre estuvo hablándome en todo momento sin escucharlo. Quisiera explicar con palabras el amor, ternura, placer, éxtasis, libertad y paz que mi alma sentía y que con lágrimas involuntarias, agradecía nuestro encuentro. Recuerdo que la única vez que sentí esto fue cuando mi hija nació por parto natural.
Ahí comprendí que todo ser humano, tenemos el compromiso de hacer un paréntesis en la vida para escucharnos y alivianar la carga cotidiana, para dar al mundo lo mejor de nosotros desde el corazón en cualquier ámbito de la vida.
Hoy, date 10 minutos para escuchar a la persona más importe, todos sin excepción somos únicos y especiales. Has a un lado los sentimientos y pensamientos que no dejan salir al ser maravilloso que eres. La vida es para aprender y ser feliz, esto lo decides tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s