Sueño con recuerdos escolares…

 
Anoche soñé a una de mis maestras de primaria, creo que fui su alumna en primer y tercer grado una vez más, (no recuerdo muy bien la verdad), pero fue un sueño muy curioso porque además de que es la segunda vez que ella aparece en mi mundo imaginario, fue una persona muy peculiar.
 
El nombre de esta maestra era o es Francisca Bañuelos, pero todos la conocían como la maestra Quica. Era una mujer no muy alta, gordita, morena, de cabello largo y rizado muy cano; con una voz muy gruesa y caracter imponente.
 
A veces se ponía unos turbantes con una piedra enfrente y pues en la escuela donde yo hice toda mi educación básica ella era muy respetada porque era una maestra muy estricta. Los chavos si aprendían y a fuerza tenían que ser disciplinados porque era de las maestras de la antigua usanza que si de plano eras incorregible, ella te metía en cintura a punta de reglazos en las manos (tenía un metro de madera que usaba específicamente con ese fin).
 
Yo nunca tuve problema con ella, creo que solamente una vez me tocó que me castigara (no recuerdo si porque me salí al baño sin permiso o por alguna otra razón). Me acuerdo que fueron más los nervios, porque en realidad no te pegaba fuerte, era más bien para amedrentar a los alumnos problema y meterlos en cintura, pero conmigo fue sólo esa vez.
 
La verdad nunca fui una niña problemática, todo lo contrario, si trabajaba en clase, y sólo recuerdo que en alguna ocasión la escuché comentarle a mi mamá que yo era “muy platicona” y a veces me tardaba en hacer los trabajos precisamente por estar platicando… Jajajaja… Cosa que no ha cambiado mucho, pero en fin…
 
Yo creo que a pesar de que jamás la volví a ver y ya han pasado tantos años, la tengo muy presente porque la verdad si fue buena maestra. Me acuerdo que nos ponía en el pizarrón muchas frases (que vendrían a ser así como las frases bisabuelitas que ahora vemos en el Facebook), pero ella lo hacía en letra manuscrita para que aprendiéramos a leer ese tipo de caligrafia también.
 
Aparte nos leía mucho… No sé si será que a esa edad yo ya empezaba a “alucinar barato”; pero a veces mientras ella explicaba yo me quedaba viendo por uno de los enormes ventanales que rodeaban el salón de clases y de plano me iba muy lejos… Creo que fue en ese tiempo que descubrí la magia de las letras, porque fue precisamente cuando yo estaba aprendiendo a leer.
 
Después de todo este antecedente y antes de contarles lo que fue mi sueño, debo decir que esta no es la primera vez que ella aparece así. Hace yo creo que más de un año, yo la vi en un sueño y en ese entonces yo me acuerdo que yo me veía de la edad que era en ese entonces, y asi le escribía una carta, pensando ya como soy ahora de grande ¿qué fumado no?
 
No me acuerdo exactamente las palabras, pero yo le agradecía el que hubiera sido tan buena maestra conmigo, porque de alguna manera marcó mi vida y también porque me defendió en una ocasión que pasó un incidente con una compañera de clase, a quien a la hora del recreo que estábamos jugando se le cayó una peineta y luego la mamá vino a la escuela y dijo que yo me la había robado… Obvio yo estaba bien peque (tendría unos 6 ó 7 años) y la maestra cuando se enteró, la agarró y se la puso como lazo de cochino…
 
Era muy curioso porque esa maestra ha sido de las pocas personas que me llamaba por mi segundo nombre (que por cierto no me gusta); y pues en ese entonces ella le dijo que yo era una niña que no daba problemas y que no creía que yo me hubiera robado la famosa peineta de la discordia.
 
Mi mamá obvio también se enojó y aún así le compramos un par de peinetas nuevas… Al poco tiempo, la famosa peineta perdida apareció en el patio de la escuela toda llena de arena.
 
Ahora que la soñé, otra vez estaba de esa edad, y ella me contestaba mi carta. Me decía que estaba bien (yo no sé si ella esté viva todavía); pero desde el primer sueño yo tenía como esa sensación de que estaba enferma.
 
Dentro de mi sueño lo raro era que yo me acordaba perfecto de lo que le había escrito yo en la primer carta y estábamos ambas en el salón de clases de ese entonces y ella me respondía escribiendo la carta, pero al mismo tiempo era como si la estuviera leyendo en voz alta desde su escritorio, mientras yo permanecía frente a ella.
 
En su carta me decía que no me preocupara, que ella estaba bien (¿?), que le daba mucho gusto que fuera una persona de bien y que me siguiera acordando de ella después de todos estos años y creo que ahí desperté.
 
Ya por la mañana cuando me había levantado, todo el tiempo tuve una sensación extraña, no fea, pero como de nostalgia, porque aunque yo no recuerdo si ella era casada o tenía familia, (supongo que sí), como que desde el primer sueño me quedé con la idea de saber si está o no bien… Era como si estuviera enferma, no sé… Ojalá que no.
 
Se me hace muy difícil encontrarla, pasaron muchos años, yo supongo que ella se jubiló y no sé que fue de su vida. Tampoco es que le quiera encontrar tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro y pienso que tal vez soñé eso y me dio nostalgia porque la recuerdo como una buena maestra y como una de las personas que influyeron mucho en mi formación y todo eso contribuyó a que yo me convirtiera en una “aprendiz de escritora” (como digo yo)….
 
Ojalá llegara a saber ¿qué fue de ella?, pero independientemente de si eso pasa o no, muchas gracias por todo lo que ella me aportó.
 
¡Nos leemos pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s