Cómo Afrontar Las Pérdidas en Cierre de Año.

Quedan ya nada más 5 días, 120 horas para terminar el libro que conforma la historia del 2012. Un año difícil, pero también lleno de bendiciones, aprendizaje, autoconocimiento, y de muchas otras cosas que una vez terminada esa cuenta, pasarán a convertirse en parte del pasado.
Siempre cuando se acerca el cierre de un ciclo, es inevitable hacer un balance personal y cada uno de nosotros sabrá con lo que se queda y lo que dejará al lado del camino, pero más allá de todo eso, en los días recientes que ya quedaron atrás, hubo un programa de radio en particular, en el que participó Gaby Pérez Islas (la Tanatóloga de la que vengo hablando desde el post pasado) y de quien he reseñado ya en el blog su libro “Cómo Curar Un Corazón Roto”.
Siempre que encuentro algo padre, que me sorprende o me deja tanto en el alma, trato de compartirlo luego ,luego aquí, con las poquitas personas que nunca dejan de pasar por este espacio. En esa emisión de radio, Gaby habló de una manera hermosa sobre el tema de: “Cómo Afrontar Las Pérdidas en Cierre de Año”, pero yo pienso que todo lo que ella mencionó, no sólo aplica para las personas que se deprimen en esta época, por no tener ya la compañía de un ser querido en casa.
Al igual que sucede con su libro, creo que todo lo que ella aporta siempre es útil para cualquier tipo de pérdida y pues para no hacer más largo esto, a un suspiro de que termine este año, se me ocurrió tomar nota de algunas de las cosas que mencionó al aire, para compartirlas con todos ustedes, al igual que el podcast, pues la idea es siempre, plasmar aquí cosas que en un momento determinado a ustedes y a mi, pero sobre todo a alguien más que un día pase por aquí, igual le pueden servir.
Gaby tiene ya 12 años de ejercicio profesional, ya está en la sexta reimpresión de su libro y está preparando ya una segunda parte. Ojalá Dios la siga iluminando para que siga aportando cosas tan valiosas a través de sus escritos y de futuras participaciones en la radio.
Si Dios quiere nos leeremos todavía en un par de post antes de terminar el 2012… Pero mientras eso sucede, sáquenle la vuelta a la tristeza y buena mitad de semana.
¡Que disfruten el podcast! 

Audio propiedad de: W Radio

-El que una persona ya no esté contigo, porque así haya sido su destino, porque así lo haya decidido ¿por qué va a frenar lo que a ti te hacía tan feliz?
 
-El exceso de pasado es depresión, el exceso de futuro es ansiedad.
 
-Cuida a tu niño interior. A ese niño o niña ¡le encanta la Navidad! ¡No se la quites!, si tu de adulto ya no la quieres, hay una parte dentro de ti que recuerda como ponían el árbol, las cenas en la casa de la abuelita, con que ilusión esperabas abrir los regalos, ¿por qué te vas a privar de todas estas emociones?
 
-La vida es una celebración y que tú te resistas a celebrar la vida, eso no la va a detener.
 
-Si por quedarnos enojados, con una actitud infantil, de decir: ¿sabes qué vida?: tú me quitaste a mi ser querido, pues ahora yo no te doy el gusto de disfrutar la navidad. ¿A quién estás castigando?, no estás castigando a la vida, no estás castigando a Dios, te estás privando tú de una alegría y si por quedarte enojado consiguieras que te regresaran a tu ser querido, tu trabajo, tu situación (lo que sea que hayas perdido), yo me enojo con ustedes, si eso fuera a tener un fin, pero no vamos a lograr ¡nada!
 
-La psicología del dolor consiste en que yo me siento que traiciono tu memoria, si yo me río, si yo soy feliz, si yo gozo, si yo pongo un árbol, etc… ¿Por qué si eso no era lo que disfrutábamos juntos?
 
-Si ya no están tus padres, ¿por qué no honrar su memoria de una manera sana? haciendo que sus tradiciones perduren y persistan en tu familia y sigan. Si tú cortas todo eso ¿de veras crees que eso sea guardarles un buen recuerdo? Tus padres querían que fueras feliz, ¿por qué pagarle su muerte con tu infelicidad?
 
-La Tanatología es la teoría de la responsabilidad, es házte cargo de tu vida, no te comportes como una víctima, como un “pobre de mi”, ya pasó lo que pasó, no es minimizar lo que te pasó. Puedes aprender a cohabitar con tu dolor, pero fluye con lo que está pasando.
 
-No hay mejor homenaje para alguien que ya no está en tu vida, que siendo feliz. Sobre todo si fue alguien muy cercano, a ti.
 
-Permanecer mucho tiempo consternado por la muerte de alguien no significa que lo amé mucho, significa que lo amé mal, porque cuando yo amo bien a una persona, elaboro mi proceso de duelo, tengo la satisfacción del deber cumplido y eso me saca de lo que estoy viviendo.
 
-Ser feliz no es faltarle el respeto a nadie, es una alabanza en movimiento.
 
-La vida en si es un regalo. Cuando alguien viene y te da un regalo es muy rudo que digas: Ah… y lo avientes. Lo abres, lo desenvuelves, te lo pones, lo usas para decirle al otro: ¡Gracias por lo que me diste! eso es la vida, no puedes tenerla y desperdiciarla conscientemente.
 
-Que las presencias siempre suenen más que las ausencias.
 
-¿De que sirve que se acabe el 2012 y empiece el 2013 si tú vas a volver a ser exactamente la misma o el mismo que fuiste en el 2012? Tienes que ser tú, reinventarte, que ser diferente, guarda el látigo, no te estés flagelando. De lo que se trata es: Responsabilízate de eso, y propónte ser la mejor versión de ti mismo.
 
-Cuando caemos en la desesperanza, perdemos la voluntad de vivir.
 
-Cuando estás en un hoyo emocional o en una depresión, viendo todo negro es muy difícil creer que tienes los recursos emocionales y espirituales que se necesitan para salir adelante. Es como tener una “cajita de herramientas” con la que naciste y lo descubres en los momentos difíciles de tu vida, en las situaciones límites.
 
Hay que ver ¿qué me ha servido antes en mi historia?, ¿qué me ha servido para salir adelante?
 
-Lo que sea que te esté pasando tú tienes que confiar en que vas a poder con eso, pero tienes que querer. Eso es lo principal. Sientes que no puedes, pero en el fondo es que no quieres, porque tienes miedo.
 
-¿Cuántas veces no dices yo quiero eso para mi vida, yo ya quiero estar bien,  yo ya quiero soltar, yo ya estoy entumida de tanto tiempo que llevo enojada en la vida?, si se puede, tenemos que creer que si se puede.
 
-Cuando tu DECIDES salir de todo eso tienes que hacer un plan: ¿Cómo le voy a hacer y qué necesito para salir? Todo comienza con una DECISIÓN.
-¿Qué pasa cuando no puedes caminar o vas bajas por una cuesta muy empinada: Necesitas un barandal, y este puede ser: una vida espiritual, puede ser reconciliarte con Dios, puede ser un “Chocho” (pastilla), son flotadores, y si lo requiero por un tiempo, son bienvenidos, cuando aprenda a nadar me los quito, no son para siempre… Pero lo que yo necesite de “barandal”: una amistad, una ilusión, entrar a trabajar, crearme algo nuevo en mi vida, agárrate de eso, para eso está ahí”.
 
-Las cosas que pasan no son ni premios ni castigos.
 
-Todos los Porqués son enojos… ¿quieres salir y avanzar en tu vida?, ¿quieres salir de la situación en la que estás ahorita?: Decide soltar el enojo, deja de preguntarte ¿por qué?
 
-El siguiente paso es escoger un compañero de camino, escoge alguien que transite contigo este trayecto del camino: Un amigo, un primo, un compañero del trabajo, una mascota (si no confías en los humanos), alguien que sea un “para qué” que te haga levantarte en las mañanas, al que tú le cuentes, con quien tú compartas lo que estás sintiendo. Pero no le des tu carga, no se trata de que que el otro la cargue por tí”.
 
-La creatividad y la imaginación son una herramienta. Las crisis son una oportunidad para que saques todos esos potenciales.
 
-Busca en tu interior, revisa tu historia y busca las herramientas y las cosas que te llevaron a salir adelante cuando rompiste con un novio, sobreviviste a un abuso sexual, todas esas cosas de las que echaste mano para sobreponerte, todos esos son recursos que te ayudan a ejercer control sobre tus emociones y no al revés.
 
-En psicología existe una teoría que se llama la ventana de Johari, que se llama así por el señor que la inventó y dice que está dividida en 4:
1. Una parte de ti, que tú conoces y que yo no conozco.
2. Hay una parte de ti, que tú conoces y yo conozco.
3. Hay una parte de ti que tú no conoces y yo sí conozco.
4. Y hay una parte de ti que ni tú conoces, ni yo conozco.
 
Esa es la zona oscura, el lado oscuro que sólo descubres en una situación límite. Nosotros, en nuestra personalidad tenemos esa especie de adrenalina que sólo sale en esas situaciones y que te hace reaccionar. 
 
-No pongas tu fé en el lugar equivocado. Eso es el miedo, poner tu fe en el mal y no en el bien. CONFÍA. Tú no elegiste lo que te pasó, fue injusto, pero todavía estás aquí para algo: Para aprender, para enseñar, FLUYE y confía y eso no es faltarle el respeto a quien ya no está.
 
-El exceso de futuro es angustia y te impide vivir el hoy.
 
-Ahorita vamos a disfrutar lo que tenemos porque estas circunstancias que tenemos hoy, que no nos gustan, pueden ser mejores que las que vamos a tener  el día de mañana y decir: “Qué felices éramos, lo teníamos todo y en el momento no lo supimos ver”. La magia de la vida es vivir el aquí y el ahora.
 
-Si tienes mucho amor que dar y no hay a quien, por favor, salgan a las calles, a ayudar, a dar, hay tanta gente que necesita de verdad, desde un abrazo, hasta una sonrisa y hay que darlas.
 
-Yo tengo que tener compromiso con la vida, con mi papel que estoy desempeñando hoy aquí. No siempre se trata de: Que quiero yo de la vida, sino de ¿qué quiere la vida de mi?, ese es mi compromiso. Que respuesta le estoy dando a lo que la vida me apela?
 
-Lo que sea que yo esté viviendo no tengo que hacerlo público y no tengo que esperar a que los demás me entiendan. Si yo tengo la vida, ¿cómo la voy a desperdiciar?
 
-No existen palabras de consuelo, pero si hay presencias de consuelo, si existen personas de consuelo, la alegría se contagia y tarda un poquito más de lo que tarda el mal humor. Pero si tú llegas de buenas y no permites que nada te ponche ese globo y persistes y persistes al rato están todos sonriendo porque es una energía que la transmites. Ahí lo tienes dentro, nada mas es dejarlo fluir y compartirlo.
 

-Algo de lo más doloroso para quien esté en duelo, (por el motivo que sea), porque perdió un ser querido, porque perdió el trabajo, porque no tiene dinero para comprar regalos, de lo más doloroso es ver que allá afuera el mundo sigue transitando, cuando para él su mundo se ha detenido, todo está mal, y cuando alguien se detiene y va a verte, y se toma el tiempo de estar contigo, es de un amor maravilloso y de una generosidad que deja una señal muy clara: “Me importas, ven reconéctate a la vida, aquí nos haces falta”.

@gabytanatologa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s