Tiempos Difíciles

Han sido días en los que parece no haber diferencia entre uno y otro, en los que los sueños parecen estar marchitándose adentro de los bolsillos… Hace apenas un par de noches me preguntaba: ¿si los sueños pueden amanecer un día muertos dentro de mi?…
No lo sé… Pero desde ese día pienso en que eso si puede ser posible, tal vez la mayoría de la gente que vive allá afuera es así como vive y de tanto querer evitarlo, yo me estoy convirtiendo en una más de esas personas o en eso que nunca quise ser: una persona gris.
Es curioso como a la par de eso pensé al mismo tiempo en que hace ya tiempo que no hago ninguna anotación en el “Diario de Gratitud”…. Alguna vez, no recuerdo si lo leí o lo escuché en algún lado, que cuando son tiempos difíciles, es similar a como si en tu interior fuera el más crudo de los inviernos… En esa época los abrazos son “hacia adentro” para conservar el calor y la magia de todo eso que un día fue tu motor para seguir.
Tal vez esta es la estación en la que yo estoy ahora. No tengo ni la menor idea de que será lo que pase más adelante, pero en el presente todo a mi alrededor me hace sentir que no encajo en ningún lugar.
Hubo una madrugada en que soñé que estaba a bordo de una balsa, en pleno mar abierto, no tenía velas ni tampoco remos, no se vislumbraba tierra por ninguno de los cuatro puntos cardinales, y además de estar flotando a merced de las olas y del viento, yo no hacía tampoco nada para cambiar eso y ni siquiera me importaba el tiempo que tendría que pasar para salir de ahí.
El sueño no se me olvidó, pero después de unos días comencé a preocuparme, porque me di cuenta que eso es exactamente lo que está pasando con mi vida; me estoy dejando arrastrar por la corriente y todo me está empezando a dar igual.
Sé que no debería decirlo, y ni siquiera escribirlo, pero este es el único espacio que me queda, el único lugar donde las historias que guarda mi imaginación se encuentran a salvo y donde puedo decir que no soy tan fuerte como la gente que me conoce piensa que soy, y que si me estoy aislando es porque no quiero que alguien vaya a pagar una factura que tan sólo me corresponde saldar a mi.
Con Soraya también tengo un tema pendiente: Ha sido mágico todo lo que ella me ha dado… Yo no sé si ella lo entienda -supongo que sí- finalmente fue quien de alguna forma intervino y me puso en el camino donde encontré el sentimiento más hermoso y más grande, además de la mejor etapa que he vivido; pero aún así la lección más constante para mi sigue siendo la impermanencia… Yo aún no aprendo, pero si se vale pedir algo, sólo suspiro y pienso que ojalá en otra vida sea posible que ella permanezca por más tiempo entre nosotros, y a mi -si me vuelve a elegir para estar en el camino e impulsar los sueños de alguien más- interceda para que se me permita poder estar cerca un poco más…
En este espacio, siempre he tratado de aportar cosas positivas, pero la persona que ustedes leen aquí es es como cualquier otro ser humano, con problemas, con defectos y sobre todo debilidades, que dentro de las Páginas Sueltas también tiene algunas que son de tono oscuro y se escriben sobre hojas de papel color gris… 
La verdad no sé cuanto tiempo pase para volver a escribir algo en el “Diario de Gratitud”; pero así como algunas líneas más arriba hablé de cuando los abrazos son ‘hacia adentro’, en esta etapa tan llena de incertidumbre, agradezco por la oportunidad de ver hacia adentro (aunque haya un vacío), por los días sin prisa; por la oportunidad de aprender a ser como una mamá (sin tener siquiera la posibilidad de serlo), y por los amaneceres que me ha tocado ver y que llegan para sacarme de ese círculo tan envolvente que no deja al alma ni al corazón encontrar su lugar.
Nada es para siempre, y quizá el objetivo de toda esta etapa sea el que yo me haya volteado a ver por dentro, y aunque no me guste para nada lo que veo, eso es exactamente lo que soy… También sé que aunque no tenga ni la menor idea ¿para qué?, por algo Dios me tiene aquí. 
No sé si haya que recurrir a los recuerdos hermosos para hacer la diferencia entre un día y otro, mientras pasa la tormenta, mientras busco el camino, se descifran las señales que por ahora no consigo ver. En el lapso en que el otoño da paso al invierno y aunque falte mucho tiempo para que la primavera vuelva a anidar de nuevo en mi.
P.D: Gracias por cada uno de los días, aunque a veces yo no los sepa aprovechar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s