El último día del verano.

 
Viernes 21 de Septiembre, 2012.
-¿Me acompañas a caminar un rato? Allá afuera hay una tarde preciosa pero no tengo a nadie más a quien invitar.-
 
-Yo todos los días voy contigo, aunque entre tanto silencio a veces ni siquiera lo notes…-
 
-Lo sé… Yo sé que siempre vas ahí, es más bien que creo que yo últimamente no soy buena compañía…-
 
-Lo eres, porque esos momentos son los que a mi más te acercan… Además si no fuera así,  “Poncho” no se pondría tan contento cada vez que sale contigo… Creo que si él hablara seguro te haría saber que le hacen mucho bien esas caminatas tan largas como sus orejas, hasta llegar al centro para sentarse en esa banca o en ese escalón junto a ti.-
 
-Él es muy frágil… No habla, pero de alguna manera siempre me hace entender que necesita de mi, y eso me hace bien, porque yo también lo necesito a él.-
 
-Tal vez esa sea una lección importante de la que no debes perder detalle… Pero vamos, se hace tarde, hoy es el último día del verano y allá afuera he preparado algo hermoso para ti.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s