Radiografía de un corazón…

… Y sabía que no era perfecta… Sabía que no era una persona mala, y que llevaba muchas cosas valiosas por dentro, pero en el lado oscuro de su corazón: LOS CELOS, EL MIEDO, y LA INCERTIDUMBRE a veces le carcomían el alma…
Había días en que lograba escapar de eso… Pero no era tan fuerte y esos demonios salían de su propio reflejo en el espejo para además de atormentarla, envolverla en un manto negro sin que pudiera escapar.
Hubo una noche, y muchas otras en las que en silencio y desde su propia oscuridad interior, su último pensamiento fue como un eco, buscándolo a ÉL en la superficie, allá donde se encuentra la LUZ:
“Tú sabes mejor que nadie lo que soy y lo que siento… A veces yo no puedo sola con todo eso… A veces yo no sé como hacer para que ya no me DUELA querer TANTO”.
 
Luego cerró los ojos y con la voz de pensamiento yo quise abrazar su reflejo, y sólo pude hacerlo con sus letras (la verdad… Ya no tenía otra manera para hacerlo). Allá afuera tampoco ya no había nadie y entonces lo único que pude hacer fue desear lo mismo con todas mis ganas: “Señor, que logre entender un día el plan que tú ya tienes para su vida diseñado, que encuentre en el camino las señales para lograr ver las cosas, de la misma manera que las visualizas TÚ”.

Hasta Mañana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s