Carta para mi YO del pasado, las lecciones más importantes.

¡Hola!:
No te sorprendas, soy tú misma, pero 30 años más tarde. Aunque no lo creas, acabo de cumplir 50 años. No, no estoy decrépita como piensas, aquí te envío una foto. Sí, ya sé, ya no peso 110 libras, no llevo el cabello rojo rizado, ni tampoco uso mini faldas. Escucha, sé que no te gusta escuchar, ni seguir consejos, pero un ángel permitió que te enviara esta carta. Aunque no puedo revelarte el futuro (y que no se entere el ángel) junto a las 7 lecciones más importantes, te revelaré 5 señales que te ayudarán a comprender algunas cosas de tu presente:

5 Señales a tus 20 años:

1. Este año perderás una oportunidad que pensabas era importante, no llores, es una bendición, lo verás con el tiempo.
2. Sigue tu intuición hacia esa idea descabellada, está bien dejar tu supuesta seguridad a cambio de lanzarte a un camino sin garantías. Este paso no será fácil, pero cambiará el curso de tu vida positivamente, para siempre. Tu sueño imposible, algún día se hará realidad.
3. Es importante que primero te ames a ti misma. Lo siento, él no estará contigo por siempre como esperabas, tienes otro destino. Espera, no estés triste…amarás de nuevo… ¡Varias veces!
4. Disfruta de este momento, es único. Dile a tu abuelita que la amas y que es lo más importante para tí, no le queda mucho tiempo. Algún día te darás cuenta que ella era tu verdadera maestra y que tenía toda la razón.
5. Ni te imaginas las experiencias maravillosas que Dios tiene para ti en el futuro, los lugares que visitarás, las personas que conocerás y las lecciones que aprenderás (a pesar de hoy creer que lo sabes todo).
Algunas vivencias no vendrán solas y otras no serán de tu agrado, pero todas serán importantes y tendrás lo necesario para sobrellevarlas, más suficiente corazón para agradecerlas.

7 Lecciones de los 50 años:

1. No te preocupes por nada y no pienses tanto, la mayoría de las preocupaciones no son realidad, otras jamás ocurrirán y las genuinas, si caminas con Dios, verás que se resolverán de formas insospechables.
2. No te culpes por nada, siempre haces lo mejor que puedes con la conciencia que tienes, Dios lo sabe y te dará muchas oportunidades para enmendar tus errores. Los demás tampoco son perfectos, esta lección te llevará al perdón, a la comprensión y a la empatía.
No te arrepientas del pasado y no vivas del recuerdo, pero no dejes de aprender de sus errores y evitarás repetirlos. Las fuertes vivencias de estos años tendrán sentido cuando descubras Tu propósito; para entonces ya no dolerán.
3. Nadie exterior a ti puede validarte, tu valor ya es incalculable; eres perfecta como una flor, eres hija de Dios.
4. Tu felicidad no depende de algo exterior; nada ni nadie puede satisfacer un corazón que no se ha entregado a lo Divino. Si quieres ser feliz, primero necesitas dar. No importa cuantos tesoros el mundo coloque a tus pies, no conseguirás la plenitud hasta cumplir tu misión en la tierra.
La abundancia material no da la felicidad, pero la escasez tampoco te sirve, la clave está en agradecer y en disfrutar, tanto en el invierno como en la primavera. Todo en la tierra es pasajero, pero no tengas miedo, Dios no se lleva nada sin reponerlo con lo necesario. Lo esencial, que es tu alma y la de los tuyos, es eterna.
5. Sé tú misma, busca tu ser auténtico siempre; no calles tu propia voz a cambio de mantener una falsa armonía, pero por favor no te desgastes, escoge tus batallas.
6. Tú misma diseñas tu vida. Si no estás de acuerdo con tu presente, cambia tus opiniones y tus conclusiones. Tu futuro está en tus manos, pero no olvides, que no puedes controlarlo todo; la puesta del sol tiene su hora y nada terrenal puede cambiarlo.
La alegrías dan color y las tristezas dan sombras y profundidad. Ambas son necesarias para completar la gran obra maestra de la vida.
7. El verdadero poder, sólo lo conseguirás entregando tu propia voluntad al Creador; esta lección te tomará 50 años entenderla y quizás 50 más el aprender a aplicarla consistentemente…
¡La vida es bella y el tiempo pasa demasiado pronto para no vivirla!
-Sharon M Koenig-
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Las cartas siempre han tenido un valor especial para mi… Sobre todo “Las Cartas sin Tiempo”,  y ayer encontré esta y me fascinó… Dicen que nada es casualidad (quienes me conocen saben que yo creo mucho en eso), y aunque yo tenía ya una idea para hacer un escrito parecido, alguien se me adelanto y es como si la hubiera escrito pensando en mi. ¡Gracias Señor por las señales!

Un comentario en “Carta para mi YO del pasado, las lecciones más importantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s