Albert Nobbs.

Hace ya varios días vi una película que me tiene pensando hasta el día de hoy. La protagonista es Gleen Close, una gran actriz de quien estaría de más reseñar todo lo que ha hecho, y me limitaré a decir nada más que tiene una carrera muy consolidada dentro del cine de Hollywood. 
Aunque eso es importante, no es el punto en este post. Yo me enteré de la existencia de esta película en la pasada entrega de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, mejor conocido como Oscar, en la que gracias a su trabajo en esta cinta, Gleen fue nominada para ganar esta codiciada estatuilla dorada en la categoría de mejor actriz.
Pero bueno, otra vez empiezo a divagar y de lo que quiero hablar en este día es de la historia de Albert Nobbs

Imagínense que en pleno Siglo XIX, existe un mesero que lleva ese nombre. Se caracteriza por ser demasiado eficiente y formal, extremadamente escrupuloso con su trabajo y planeación de sus ganancias; ya que su gran sueño (y que nunca ha compartido con nadie), es ahorrar lo suficiente, para montar su propio negocio.
Hasta aquí, parecería que Albert Nobbs es simplemente un caballero educado como los que tal vez había en esa época; pero ese es sólo un disfraz, porque Albert no es un hombre, a pesar de que durante muchos años la gente a su alrededor lo ha visto así; bajo ese rostro amable, pero que no revela nada y esa ropa elegante e impecable, se esconde una mujer frágil que obligada por las circunstancias se convirtió en hombre para poder sobrevivir.

En la etapa en que como espectadores nos adentramos en su vida, Albert Nobbs está casi a punto de lograr el objetivo de tener el dinero suficiente para montar su propio negocio. ´”Él” está muy entusiasmado con la idea, por primera vez en mucho tiempo algo que tan sólo en su imaginación existe, lo hace inmensamente feliz, pero al mismo tiempo se da cuenta que lleva prácticamente toda su vida sin ponerse atención, sin mirarse hacia adentro…
Sumado a esta situación, por cosas del destino un pintor de brocha gorda llamado Hubert Page, y quien llega para hacer un trabajo en el hotel donde Albert Nobbs trabaja, descubre que en realidad es una mujer… Desde ese momento Albert se siente inseguro, y muere de miedo de que todos sus planes se vayan por la borda, pero lo que no imagina es que este pintor; además de confrontarlo con lo que en realidad es; se convierte en un gran amigo.

Eso es todo lo que voy a contar de la historia, porque aunque viendo las imágenes que ilustran este post podrán tener una idea más cercana de lo que trata, creo que la película habla y te mueve por dentro por si misma.

A mi en lo personal me conmovió mucho la película, porque Gleen Close logra personificar a un hombre que tras ese rostro casi inexpresivo, (que vemos en las innumerables escenas donde a propósito la cámara se enfoca y lo destaca a cuadro); existe una mujer que por ocultarse tanto tiempo se olvidó de serlo y ahora ya no sabe ni lo que es.

Yo creo que eso fue lo que me hizo reflexionar. A pesar de que es una historia que cronológicamente se ubica hace más de 100 años; en la actualidad, no sólo sigue existiendo mucha discriminación de género; pero creo que más allá de eso, la película de Albert Nobbs habla acerca de algo mucho más profundo: lo que cada uno de nosotros somos en apariencia, y que en muchas ocasiones disfraza lo que llevamos en nuestro interior.

Yo quise hablar de esta película no desde el plano personal, pero esto es algo que si tengo que mencionar: en esta etapa reciente de mi vida, y a raíz de muchas cosas que he ido aprendiendo en el camino; terminé por convencerme de que lo que en apariencia somos cada uno de nosotros, más en específico, nuestro cuerpo físico, no es más que un estuche, un “disfraz” material -por llamarlo de alguna manera- y que resguarda o sirve para proteger y que pueda vivir todo ese conjunto de emociones, sentimientos y cosas que somos por dentro.

Sin meternos en mucho rollo, siento que Albert Nobbs habla de eso, sin importar el género, es una abierta invitación a mirar a nuestro alrededor, para descubrir que no toda la gente es como aparenta ser, y no porque sea falsa (bueno si hay gente falsa); pero creo que la película contrasta eso, con la perspectiva también de la gente que camina por las calles con un disfraz, pero que ni siquiera sabe que lo lleva puesto, porque jamás en la vida ha volteado a ver como es su propio interior (hay una escena preciosa donde ella se siente libre por primera vez en toda su vida).

¡Uy!… Creo que eso es algo bastante fuerte… Y es lo que te conmueve, como una persona puede llegar a no reconocerse un día cuando se mira al espejo, porque después de tanto tiempo que ha pasado sin mirar su interior, ya no sabe reconocer en donde empieza ella, y hasta donde termina el disfraz… (me quedé sorprendida porque Gleen Close habla al respecto casi al final de ESTA ENTREVISTA)

Albert Nobbs es un personaje tan frío, pero al mismo tiempo tan dulce y tan frágil… y sólo puedo concluir diciendo que es una historia tan real, y tan actual… La verdad impresionante el trabajo de Gleen Close, reitero mi respeto y mi admiración para ella como actriz; y pues bueno, antes de dejarlos con el trailer de la cinta, a pesar de que ya pasó un poco de tiempo, si pueden véanla. Es una excelente historia que vale mucho la pena.

¡Buen finde! y si veo otra película padre, ahí luego regreso y les cuento…

“No tienes que ser nadie, excepto quien tú eres”…
-Hubert Page (en Albert Nobbs)-
Publicado en: Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s