De Entrevistas e Historias por Escribir…

Han sido días muy intensos que inician muy temprano y terminan muy tarde; pero ha sido también un lapso de tiempo en el que me he sentido muy agradecida, porque gracias a mi trabajo he podido aprender y conocer a gente que de otra manera no me hubiera imaginado jamás.
En estos días que acaban de pasar, me tocó entrevistar a una actriz muy respetada, dos días después a un pintor que crea arte sobre la tela de unos tenis, y también a una mujer que es ya considerada como una leyenda viviente del cine.
El día de hoy, en un parque, hablé con una chica muy joven que se ganó el reconocimiento como “La Mujer del Año”; y fue muy enriquecedor platicar con una persona que no sólo sabe perfecto lo que quiere, sino que no se ha quedado de brazos cruzados y está ayudando a niños y adolescentes que de verdad lo necesitan… Ella dijo algo que me impactó bastante, pero ya luego les contaré sobre eso con más detalle.
Hoy, mientras estaba en el parque donde se me ocurrió citarla para hacer algo diferente, y después de haber concluido la entrevista, me quedé esperando a que la fotógrafa terminara de tomarle algunas fotos; y mientras las veía a lo lejos, sentír la calidez del sol en el rostro me hizo darme cuenta de que era un día perfecto y me sentí profundamente agradecida con Dios por eso.
Después de casi 5 meses me ha tocado aprender demasiadas cosas… Han habido días en que me toca salir para hacer una entrevista a un chef, otras veces a un psicólogo, a un hombre que trabaja con marionetas y me habló de una compañía de teatro de hace más de un siglo, a una chica que hace teatro en atril para niño de escuelas marginadas, donde levantó una biblioteca de las ruinas, y además realiza una labor hermosa; y a pesar de que ya pasaron algunos meses, sigo impactada con lo que pude escuchar también de un doctor y algunos de sus pacientes que me contaron su experiencia al haber recibido un transplante de riñón… 
De todos ellos he aprendido algo y me han hecho reflexionar sobre muchos aspectos relacionados conmigo misma.. También de los compañeros reporteros que llevan mucho más tiempo y camino andado en el oficio… La verdad son muchas las historias que no he compartido por falta de tiempo, y otras tantas que he imaginado y me encantaría a veces tener mucho más tiempo para escribir…
Tengo pendiente contar una historia sobre ángeles que se me ocurrió un día de Septiembre mientras estaba sentada afuera de Bellas Artes; concluir una más sobre fantasmas del Siglo XIX, y hoy, por ejemplo, al recordar de repente un sitio web que vi hace tiempo, se me ocurrió una nueva sobre una mujer que tiene la posibilidad de convertirse en mamá de una manera poco convencional…
Está también a la espera en un cuaderno con muchas hojas en blanco, que servirán para contar qué pasó después con un fauno que se convirtió en hombre, todo lo que sucede con un par de cachorros callejeros, además un cuento que aún no concluye y que me gustaría compartir acá de manera distinta y que se titula “La Fábrica de Los Corazones Rotos”; así como algunas otras historias que llevo imaginando desde hace más tiempo y que por falta de tiempo no he podido desarrollar…
No sé cuanto tiempo pase… Lo único que sé es que a pesar de las dificultades y el cansancio, disfruto mucho lo que hago, y me encantaría pensar que si las notas que yo escribo, pueden aportarle algo a alguna persona o simplemente logran abstraerle aunque sea por un instante de todo lo que le ocupa y le preocupa, eso ya le da un sentido especial y diferente a cada uno de mis días…
Lo tengo muy claro desde hace mucho tiempo… Mi trabajo en esta vida es contar historias y yo no sé si lo haga de la mejor manera; pero mientras este disfraz de humano siga resguardando todo lo que soy por dentro y tenga la capacidad física y mental intacta para hacerlo, muchas letras seguirán acumulándose, para contar todo lo que vea y aprenda en el camino…
Son muchas cosas (algunas de ellas demasiado sencillas), las que he disfrutado al máximo en estos últimos días… Desde los viajes largos en moto, cada nota que en la mesa de redacción me deshacen para luego hilvanar las letras que cuentan de manera más precisa algo que está pasando; hasta el muy simple, pero muy grandioso hecho de ir y regresar con bien a mi casa, porque confío plenamente en que hay una energía superior que me acompaña en el camino, a pesar que viaje sola.
Esta noche me siento muy agradecida con la vida por todo eso y quería escribirlo… Las cosas no son siempre como uno espera, pero el balance de este día se inclina hacia el lado de las cosas que por su complejo grado de simplicidad son todavía más valiosas; a que las historias y mis enormes ganas de contarlas se siguen acumulando y eso es lo que quiero agradecer de todo corazón en este día que ya terminó…
¡Nos leemos pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s