Cartas a Elena.

“Bienaventurado aquel que trae buenas noticias del norte”…
Hace tres semanas fui al cine a ver una película que no sabía ni de que se trataba., pero imaginen nada más cuál fue mi reacción al descubrir que era una historia con estos elementos: cartas escritas a mano, las circunstancias que rodean a la gente a la que van dirigidas esas cartas; y por si aún no fuera suficiente, todo esto enmarcado por la belleza de la Sierra de Chihuahua
De eso se trata “Cartas a Elena”, una película que fue escrita y dirigida por Martín Barajas-Llorent y que fue producida en gran parte por Sergio Cabada, director comercial del Canal 44 de televisión local. 
Más allá de que la cinta fue producida y realizada por personas de Cd. Juárez, me quiero enfocar al hecho de que Cartas a Elena gira en torno a una costumbre que ya se está perdiendo: el arte de recibir y enviar cartas personales, escritas de puño y letra.
La idea que dió origen al guión de esta película surgió hace alrededor de 12 años atrás en San Miguel de Allende, y se basó en un hecho real. En esa época, Barajas-Llorent escuchaba una radiodifusora como se leían cartas que escribía para su familia la gente que se ha ido a los Estados Unidos en busca del famoso sueño americano, fue así como en uno de los momentos más agobiantes en la vida del director, quien se sentía abrumado por todas las malas noticias que veía a su alrededor, que él comenzó a imaginar esta historia, partiendo de la posibilidad, de: ¿qué pasaría si la gente recibiera buenas noticias?
Sara Montes, Ana Luisa Peluffo, Tere Velázquez, Irma Dorantes y Carmen Salinas.
De eso se trata Cartas a Elena… En pleno corazón de la Sierra Tarahumara, Teo es un viejo cartero que todos los días recorre varios kilómetros para llegar hasta los poblados y rancherias en los que diversas familias esperan ansiosas las cartas que sus hijos (que han emigrado hacia los Estados Unidos), les envían con noticias y algún dinero para que puedan subsistir.
La función de Teo va mucho más allá de la encomienda de entregar y enviar cartas, pues además de que él es el encargado de leerle a cada persona las correspondencia que llega, él mismo se encarga de escribir las respuestas que la gente le dicta y mandarlas por correo.
Entre la gente de ese lugar vive un adolescente llamado Emilio. Es un chavo que es huérfano y desde muy pequeño ha estado bajo el cuidado de una mujer ya de edad avanzada que es su madrina. Al fallecer ella, Emilio se queda completamente solo, y aunque la hija de la mujer que lo cuidaba promete regresar por él para llevarlo con ella a los Estados Unidos, Emilio se queda mientras a cargo Del Viejo Soto, otro vecino del lugar, que no es de muy buenos sentimientos que digamos, y tras ver las injusticias que con el niño se cometen y el peligro que corre, el viejo cartero Teo, decide adoptarlo y enseñarle su oficio.
Estando juntos Emilio y Teo se complementan, no sólo porque Teo ya es un hombre de edad avanzada, y al que además de que cada vez le cuesta más trabajo recorrer tantos lugares para leerle las cartas a la gente, lleva a cuestas el peso de una tristeza muy grande. Emilio por su parte, llega para alegrarle los días y  aprende con él algo que va más allá de la importancia de recibir buenas noticias de la gente que está lejos y uno quiere.
“La distancia es mortal para los que se quieren cerca”…

No les quiero contar más, porque de verdad es una historia muy linda, no me parece que sea nada predecible y si les soy honesta, considero que este es el tipo de cine que necesitamos ver, pues aunque no tengo nada en contra de otras producciones que se han hecho, en los últimos años a veces si es desesperante que todo gira en torno al problema del narcotráfico o la violencia, y México va mucho más allá de eso, no son esas el tipo de historias que necesitamos que nos representen en los circuitos de los grandes festivales de cine a nivel internacional. 
Además de la fotografía que refleja en todo su esplendor la belleza de lugares tan emblemáticos del estado de Chihuahua como el Lago de Arareco y Las Barrancas del Cobre en Creel, el elenco de esta cinta está conformado por grandes actores y actrices que son ya leyendas del cine como: Irma Dorantes, Tere Velázquez, Ana Luisa Pelufo, Javier López “Chabelo”, Carmen Salinas, Sara Montes, y Jaime  Jiménez Pons -por mencionar sólo algunos de los más importantes-
Cartas a Elena es una historia maravillosa, que tiene escenas y momentos que te conmueven o te pueden poner la carne de gallina; porque no es una historia nada predecible, y gira en torno a lo que a través de un detalle tan simple como escribir unas cuantas líneas de puño y letra, se puede ayudar un poco a mejorar la vida de los demás.
Quienes pasan por aquí seguido saben que yo ADORO las cartas, para mi son un elemento mágico que siempre ha tenido un espacio privilegiado en este blog y en el caso de esta película, me encantó que a través de ellas reflexioné no sólo acerca de lo importante que para mi ha sido siempre escribir cartas para la gente que quiero, sino que también pensé en un viaje pendiente que tengo, y en un sueño mágico como lo es estar algún día en un sitio repleto de luciérnagas… Es una de las tantas cosas que me faltan por ver y conocer todavía….
Como siempre que realizo una reseña de una película mexicana, no me canso de exhortar a quien lea lo que escribo, para que sigamos apoyando las producciones que se realizan en nuestro país, porque además de que es toda una odisea producir cine en un país donde el criterio de las instancias que determinan la distribución y difusión está siempre inclinado hacia las grandes producciones de la industria de Hollywood; gran parte de la permanencia en las pocas salas de cine que se asignan para las cintas mexicanas, depende también del apoyo de la gente que paga su boleto para ver una producción hecha en México.

“Al cartero nadie le escribe”…
Por lo que he investigado son 3 semanas lo que se da de exposición a una cinta nacional y si en ese lapso, la gente no acude a las salas de cine, inmediatamente la película es retirada de la cartelera… Así que de nosotros depende, si no apoyamos nosotros mismos lo que se hace aquí, ¿entonces quién más?
A diferencia de otras veces, siento que no les conté aquí gran cosa, hablé a grandes rasgos de lo que trata la historia, y quizá muchos de ustedes, hasta este punto del escrito todavía estén esperando que les cuente porque razón la pelí se llama así… Pero como no les quiero arruinar el encanto, mejor averiguen por ustedes mismos yendo al cine… 
En resumen, Cartas a Elena es una historia preciosa, que vale mucho la pena… Así que si la ven en cartelera, tomen en cuenta lo que les comento siempre y si tienen ganas de desprenderse un poco de todo lo que les rodea, para adentrarse en una historia distinta y especial, que les mueva algo por dentro, vayan a verla.
Para cerrar el post, como siempre les dejo el trailer de la película… ¡Buen fin de semana!
“La muerte y el dolor reúnen a los que más amamos”…
Publicado en: Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s