Cartas Perdidas En El Tiempo…

Hay días especiales en que todo está permitido: Descubrir que hay detrás del arcoíris, encontrarte con una escalera hacia el cielo de camino en el trabajo, guardarte una sonrisa o quizá un pedacito del calor del sol en el bolsillo, desplazarte a la velocidad de la imaginación para estar con alguien a quien quieres y llegar a saludarlo para luego regresar, o mejor aún… Viajar en el tiempo por tan sólo un día, para dejar o descubrir cartas perdidas en el tiempo… Hoy es uno de esos días en que todo eso está permitido y con el lápiz y el papel que siempre traigo en la mochila te dejo como regalo estas dos:

*************
Viernes 22 de Febrero, 1980.
Estoy en la sala de espera de un hospital escribiendo esta carta para un hombre que acaba de ser padre. Mi intención era contarle a través de un papel como sería el futuro… 

La verdad no me atreví… Al pasar cerca del lugar donde él y su esposa estaban tan felices por el nacimiento de una niña preciosa; bastó con ver el brillo tan especial que se reflejaba en sus ojos mientras él tenía a la bebé entre sus manos, para entender que a pesar de que hay momentos que duran tan sólo un instante; se quedan para siempre en el corazón.

Él no decía nada, pero era suficiente el reflejo de su sonrisa y la forma tan delicada con la que sostenía a su hija, para darse cuenta del inmenso amor que le tenía desde antes de que ella llegara aquí.

No era su primera hija… Él había pasado ya por la experiencia de ser padre, pero a pesar de eso, algo le decía en su interior que esta vez sería diferente. Con este pequeño regalo que Dios le había mandado a él y a su esposa, él también quería que las cosas fueran distintas… Quería ser un mejor padre, enseñarle de fútbol,  fabricarle juguetes con sus propias manos, a diferenciar los satélites de las estrellas fugaces, a reconocer las distintas clases de pájaros, a curar los animales, a amar la música, ¡Vaya!, en pocas palabras ¡le quería mostrar el mundo!

Él no sabía que tendría muy poco tiempo para hacerlo; y aunque no me correspondía contarle, aún así yo quería con todo el atrevimiento del mundo dejarle una hoja en la que dijera que esa hermosa niña de enormes y profundos ojos (que serían por siempre transparentes); en el futuro se convertiría en mucho más de lo que él mismo soñó.

Por una razón que nadie entendería,  el tiempo entre ellos dos sería limitado, y por eso era tanta mi urgencia de decirle que podía estar tranquilo, en el futuro su hija no sólo tendría tanto de él, sino que se convertiría en mucho más de lo que un día imaginó.

En el futuro ella sería una niña en el disfraz de una mujer hermosa, Él ya no lo vería, pero estaría orgulloso de saber que su hija sería alguien capaz de detenerse en el camino para ofrecer su ayuda a quien lo necesitara, un ser humano solidario y con una capacidad infinita para llenarle el corazón a las personas que estuvieran a su alrededor a través de las cosas más simples.

Todo lo que él quería enseñarle, de alguna forma se quedaría implícito en la esencia de su alma, sería una apasionada de las cosas más simples (y por ende más valiosas); con una infinita capacidad para percibir lo que nadie más ve, y con una fortaleza de espíritu que sería evidente incluso hasta en su propia fragilidad.

Yo podría haberle dicho todo eso, pero en ese tiempo ni siquiera yo sabía que en el futuro me iba a encontrar también con ella… Creo que yo estaba demasiado entretenida en otro punto del planeta en ese mismo instante en que después de tantas horas de nervios, él llegó vestido con su mejor sonrisa a  esa primera cita con quien para él sería desde entonces el ser más importante y especial… Incluso cuando ya no estuviera aquí.

Tal vez físicamente no, pero yo sabía que con el paso de los años él se haría presente de muy diversas formas; y al tomar conciencia de eso yo pensé sin decirlo que a pesar de que yo tampoco tendría oportunidad de conocerlo, en el tiempo y el espacio cuando me tocara coincidir con su hija, a pesar de que no estuviera en mis manos evitar que algunas cosas le lastimaran el alma; aún con todos mis defectos y limitaciones, él podría tener la certeza de que intentaría siempre de la manera que fuera posible, acompañarla en el camino.

La verdad que ganas de decirle que desde donde esté se puede sentir orgulloso de lo que ella es ahora; pues aún con todo y las fallas que pudiese tener como ser humano, es también alguien que lleva inherente en su alma la honestidad.

Si él viera la capacidad que tiene para crear, y la sensibilidad para tocar por dentro a las personas cuando juega con las letras; se sentiría igual o mucho más emocionado que el instante mismo en que supo que venía en camino o cuando la vio por primera vez. 

Lo entendí todo con tan sólo verlo y me quedé con esta carta que nunca llegó a su destino y al guardármela en el bolsillo, se convirtió en nada más que un simple trozo de papel.

Hay cosas que yo tampoco entiendo, no tengo la capacidad… Pero sé que si pudiera hacerlo le diría que él quiere que sea feliz y porque al igual que le pasó a él yo creo en ella y en lo que puede lograr desde antes de conocerla; y tan sólo por eso, aunque esta carta no le llegue, yo le agradezco que ella sea la mejor parte de él que dejó aquí.
***********
Viernes 22 de Febrero (de cualquier año en el futuro)….
¡Hola Alfonsina!

Tú no me conoces, y yo no sé tampoco en que punto del tiempo vendrás; pero me encanta la idea de que esta sea la primera carta que alguien te escribe incluso sin saber cuándo ni dónde llegarás.

Pero bueno, hoy yo no estoy aquí para hablarte de algo tan complicado como lo es el tiempo; tan sólo me encantaría jugar a imaginar que esto será lo primero que leas cuando aprendas a descifrar la magia de las letras, para encontrarte con una historia tan fantástica y especial como las que sé que en algún punto del tiempo te contará tu mamá.

Esta que yo quiero contarte hoy, sucedió en un país mágico y pequeño. Hasta ese lugar llegó un día un ángel de alas azules metido en un disfraz de humano; y que al igual que a ti le encantaba sentarse en la arena de la playa. En las mañanas: para ver si podía ver a algún delfín acompañado de una sirena. Al caer el sol, para esperar descubrir a la lejanía algún barco pirata (como los que quizá le gusten a tu hermano); y durante las noches: para pedirle deseos a las estrellas fugaces; y que incluso tenía una mascota muy parecida a la que tienes tú.

Ese ángel que en lugar de alas llevaba montones de sueños en los bolsillos, era muy parecido a ti. Tenía tus ojos y hasta los mismos rizos… Por dentro, la misma capacidad que tú para viajar con la magia de la imaginación.

No te quiero contar más porque seguramente en algún punto tú misma te encontrarás con ese ángel. Será quien tal vez te tome de la mano y te invite a venir hasta aquí para mostrarte todo lo bueno que puede haber en el interior de cada persona, jugará contigo y te enseñará las cosas más increíbles que te puedas imaginar.

Por las noches tal vez se sentará a tu lado a mirar las estrellas, te ayudará a atrapar bichitos luminosos y te leerá los cuentos de un viejo libro con tapas en color azul, te abrazará cuando tengas miedo, y jugará contigo para enseñarte que aunque crezcas jamás te harás grande…

Yo no te sé decir cuándo sucederá eso, pero de ser posible será algo mágico… Pero no te quiero contar más, pues creo que será mucho mejor si vienes para descubrir todo lo que desde ahora te espera aquí.
************
Hasta aquí estas dos cartas perdidas en el tiempo… Pero los días especiales no terminan, ¡hasta que todas las horas se acaban!… Así que espera un poquito porque más adelante todavía habrá más… Un gran abrazo a la distancia; y este regalo aún no termina… más adelante continuará…
¡Feliz Cumple!
TQM!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s