De Café y Letras…

Tengo mucha tarea del blog… Entre las historias pendientes que no he concluido: La Bitácora de Viaje, las historias que tengo ya una idea pero no he empezado a escribir, las que  no he concluido (¡saludos a los fantasmas del Siglo XIX!); además de los posts sobre los temas de los que me falta averiguar algún dato, tomar una foto o conseguir más información se me ha ido acumulando el trabajo y escaseando el tiempo  para poderlo hacer.
La verdad a mi me encanta todo eso y no hay prisa, supongo que para mis pocos lectores tampoco, y por si todo eso no fuera suficiente, uno de los planes para este nuevo año es que además de publicar todas esas cosas a las que ustedes ya están acostumbrados, como si realmente no tuviera nada que hacer, se me ocurrieron algunas ideas nuevas para compartirles algunas secciones nuevas y me pareció que en esta primer mitad de semana del 2012, era un buen plan “estrenar” la primera de ellas.
En este blog siempre les he contado sobre los libros que voy leyendo (bueno no todos, pero si los más interesantes); y en esta nueva sección que decidí titular “De Café y Letras”, la idea es llenar algunas de mis Páginas Sueltas y de Colores con algún pasaje en particular de los libros que más me han gustado y de los que ya haya hablado aquí.
No sé como les parezca la idea, pero a mi en lo personal me emociona compartir esto con ustedes, primero porque me encantan las historias y después porque en estos últimos años, y más aún en esta etapa reciente, los libros se han convertido para mi en algo muy valioso que me rescata siempre al final o en medio de un día complicado; y puede ser un eterno pasaporte mágico para viajar a cualquier hora y momento con la imaginación.
Yo siempre les digo que mi intención, cada vez que cada uno de ustedes llega hasta aquí, es aportarles algo positivo y hacerlos sentir como cuando se llega a la casa de un buen amigo donde te sientes a gusto y te sientas a conversar… No sé si lo haya logrado, pero al menos lo intento y con esta pequeña sección, que trataré de publicar quizá una vez al mes, me gustaría pensar que será como sentarnos juntos en un sofá cómodo de esta casita virtual, para además de las letras y las historias, compartir una buena taza de café, chocolate, té o lo que ustedes prefieran; y comentar sobre las emociones y sentimientos que nos produzca lo que cada autor aquí expuesto nos haga experimentar.
Existen muchos libros muy buenos con historias y personajes geniales… Espero no meterme en problemas con alguna editorial al compartir estos fragmentos de libros; todo es con buena intención siempre y pues bueno,  ojalá que les guste todo lo que a partir de hoy encuentren en esta sección.

Por lo pronto este es nuestro primer “De Café y Letras”.

****************
 “El Astronauta Terrestre”
…”Maga, asi se llamaba la señora…
Tenía curiosidad, además de un inusual “feelin” que me llamaba a visitar a la tal Maga, así que recurriendo y refugiándome en la justificante frase de “total, qué pierdo”, o en la de “¿Qué es lo peor que puede pasar, que la mande a volar?”, decidí pedirle una cita, que me fue concedida y agendada de inmediato.
-A ver, a ver, cuéntame qué es lo que te tiene tan inquieto muchachito. ¿Qué sucede con la música que tanto te preocupa? -con esas palabras me recibió la “vidente”- quien después me pidió que no la volviera a llamar así. Me dejó sorprendido, no daba crédito a lo que escuchaba. En la vida le platiqué a nadie de mi desenfrenada pasión por la música, de cómo inventaba canciones y melodías en la mente, en silencio, almacenando cada obra en mi cerebro y reproduciéndola de memoria a diario, a toda hora y en cualquier lugar, distrayéndome.
Me confesé con Maga y le planteé el panorama: un abogado que trabaja en la firma más grande e importante del mundo entero, un soñador frustrado que escapa de su realidad a diario, en sueños, en pensamientos, en canciones, en cualquier pretexto que lo expulse de su asfixiante atmósfera terrestre. A los ojos de todos subsiste lo primero, el abodado, de lo demás no se sabía nada, no me gustaba darlo a conocer.
-Hay un problema, muchachito. Los maestros espirituales me dicen que tienes un don grande en lo que a música se refiere, el “pero” está en que no sabes tocar ningún instrumento y en que no te visualizas todavía en esos escenarios, a pesar de soñarlos e imaginarlos todo el santo día. ¿Y sabes qué? En vidas pasadas si sabías tocar, así que tienes facilidad y podrías aprender rápido o ayudarte de tercerlos. Dicen los maestros espirituales, también que en una de esas vidas fuiste un conocido compositor, así que algo de eso te quedará. ¡Ah! y dicen también que cantas bien, pero no te atreves, te da miedito. Vas a necesitar de más gente para poder llevar a cabo tus ideas. ¿Tienes algún viaje planeado? -me preguntó-
-Pues a no ser que sea el de mañana a Santiago Tianguistengo… Tengo que ir a un juzgado de paz por allá- le contesté.
-¡No, no, no niño! Me refiero a un viaje fuera de México. A Inglaterra o España, ¿Cuándo vas para allá?- Insistió-
-“Pinche bruja, házmela buena”- pensé…
-Ni pinche ni bruja muchachito, no seas llevadito mirrey. ¿O ya así nos llevamos? y vidente tampoco, eh. Yo lo único que hago es decirte lo que me transmiten los maestros espirituales -dijo sin mostrarse enfadada u ofendida por haberla pincheado y brujeado.
Estuve a punto de pensar: “que pinches maestros espirituales ni que mis huevos”, pero me contuve. Era imposible que supiera lo de la música. Jamás comenté ese tema con persona alguna….
La cosa está en que tú vienes a romper estructuras. A pasar por alto los patrones y las formas que suelen imponerse, sobre todo en tus rumbos. Puede no serte sencillo, pero ese es el propósito, vienes a trabajar justamente eso en esta vida. Es el reto que asumiste. Antes de bajar aquí sabías cuál era tu misión, tú la escogiste….
… No importa que seas un escritor subterráneo, no importa que escribas exclusivamente para ti, no tienes que publicar o difundir nada, el chiste es que te desempolves, oréate. Al escribir desahogas sufrimientos, miedos, pesares y te ayudas a fluir mejor, con más facilidad. En cambio si dejas todo eso adentro, la carga se acumula y te vuelves más pesado, se incrementa el gramaje y la evolución se alenta. Además a ti te satisface.

…¡Ah, y se me olvidaba! Recuerda que los augurios de la bola de cristal no soy ley, únicamente constituyen una ayuda, una guía. Lo que finalmente cuenta es lo que tú hagas. Todo está en tus manos y el primer paso para que tus sueños se realicen es que creas en ellos y en tí. Créetela”….

 


“EL ASTRONAUTA TERRESTRE”
Capítulo V. “El Oráculo”
F.J Koloffon
Editorial independiente D.R. © 2004

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s