Mañana con Niebla…

Una mañana con niebla, salí a la calle y descubrí a mucha gente buscando cosas, yo misma necesitaba algo… Aunque no supe muy bien que…
Bajo una capa helada se veía la prisa, pues cuenta la leyenda que sólo mientras la ciudad se cubre con ese velo trasparente todo puede suceder.
Yo salí y recorrí las calles a primera hora de la mañana para comprobar si eso era cierto; lo primero que encontré fueron cientos de pensamientos que eran visibles por todos lados y pertenecían a las personas que caminaban de trayecto hacia algún punto.
Algunos daban risa, porque eran muy chistosos; otros se veían tan profundos y tan complejos, que ni siquiera se entendían; pero había algunos en otras personas que daban miedo… La verdad eran tan sombríos, así que de ellos me alejé…
Algo mágico sucede cuando hay niebla, pues tan sólo por un instante la realidad y la fantasía se mezclan… Puesto que tras una capa transparente cada cosa que imagines puede ser posibilidad…
Quien viaja por carretera puede encontrar el mar, aunque atraviese el desierto…. Las distancias que existen para llegar a quien se encuentra lejos, se desvanecen, y sobre los 7 colores del arcoiris se refractan también las huellas de todos los besos y suspiros que se perdieron en el camino porque jamás llegaron a su destino.

Los mapas deteriorados de tesoros escondidos, se vuelven legibles y entendibles; así como también se puede poner en claro el sendero para encontrar un alma especial.

Bajo la niebla, un duende cazador atrapa con una caña de pescar los sueños con los colores más brillantes y los guarda adentro de un frasco que tapa con una rosca… Mientras los más realistas buscan a Dios sin tener FE.

Por eso es tanta la prisa, porque al salir el sol la niebla se esfuma y la magia se pierde… El mar se va y más allá donde la vista no alcanza, vuelve a ser otra vez desierto; los pensamientos se esconden en el aire; y el alma de las personas deja de ser como un ramillete de globos que cada uno lleva en sus manos.

En una mañana con niebla yo salí a buscar esperanza, esperé encontrar reflejados en los ojos de alguien sueños que se parecieran a los míos y la certeza de llamar a un número para pedirle a alguien que no conozco que me espere alguna vez al final del día.

Bajo la humedad que dobló las hojas de mi libreta, se hicieron perceptibles todas aquellas historias que aún no he escrito; mientras de mi cajón con prendas de invierno se evaporaron todos los suspiros que yo ya olvidé…

…No importa… El sol ya salió y todo vuelve a ser tan normal en el instante mismo… Pero ya habrá otros días para buscar huellas en caminos que aún no existen y lugares hacia donde todavía no se tiene la certeza de que se quiere ir.

En una mañana con niebla se le puede sacar la vuelta al frío para ir a buscar todo lo que no existe cuando al otro lado del océano el sol se queda a jugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s