Soñando con un bebé en casa.

Soñé que había un bebé en casa. Era un niña, pero era tan pequeñita de tamaño que cabía en la palma de mi mano.
Dentro del sueño ella era mi hermana; y estaba recostada sola en uno de los cuartos de mi casa, donde muchos años atrás, hubo una cama pegada a una ventana, (pero que en la actualidad ya no está así). Yo iba llegando del trabajo y veía que estaba sola, nadie de mi familia le hacía caso y como a través de la ventana abierta se veía que era ya un poco tarde; por la forma como ella veía todo a su alrededor y movía sus piernas y sus manos, yo de inmediato suponía que llevaba mucho tiempo así y por lo tanto debía tener ya hambre y frío.
Yo la tomaba entre mis manos con todo el cuidado del mundo, mientras despotricaba en voz alta para que alguien me escuchara, y supiera que me molestaba tanto que la niña llevara tanto tiempo así.
Ella me veía, nada más y tenía unos enormes y preciosos ojos oscuros; tenía mucho cabello (oscuro también); que a pesar de que no era muy largo, la hacía verse muy bonita, con una especie de rizos que se le formaban en la parte de atrás.
Después de eso yo me la llevaba a mi cuarto, para ponerla encima de mi cama, mientras iba a buscar un biberón para darle de comer y también ponerle un nuevo pañal.
Cuando le quitaba este último, comprobaba que yo tenía razón y la niña llevaba ya mucho tiempo sin atención, porque su pañal estaba demasiado mojado; y entonces se lo quitaba y le cambiaba la ropita también (todas las prendas limpias que tenía como opción para ponerle, eran demasiado grandes para ella), al igual que su pañal nuevo; y entonces de pronto aparecía la esposa de mi hermano mayor y se ofrecía a ayudarme a recortar el pañal, para que le quedara a la medida; pues a pesar de que era el de tamaño más pequeño, la bebita era tan chiquitita, que aún así, para ella era gigante.
Mientras eso sucedía y mi cuñada se enfocaba en recortar aquí y allá para hacer los arreglos del pamper; yo agarraba una manta y envolvía a la bebé que para ese entonces ya había empezado a tiritar de frío. La sensación dentro del sueño al hacer eso, era muy curiosa; porque a pesar de que durante los últimos años he cargado varios bebés; por ser tan pequeñita, ella era tan frágil, y aunque yo sabía bien que no iba a lastimarla, era como que muy grande el deseo de cuidarla.
Hasta ahí es lo que recuerdo del sueño. Esta vez no tengo ninguna interpretación o explicación lógica que justifique que yo haya soñado eso. En mi familia hay un bebé ahorita de 6 meses (mi sobrina Ximena), pero no es lo mismo a tener una criatura tan pequeñita como la de mi sueño y de modo permanente en casa.Quienes me conocen saben que yo crecí al lado de puros chavos, porque con las pocas primas que tenía en  mi infancia, había un rango generacional muy grande (o eran demasiado pequeñas o ya adolescentes); y yo siempre digo que por esa razón, no fue hasta que crecí que mis amigas cercanas se convirtieron para mi en mis hermanas.
¡Grrrrr! si soy bien celosa y sobreprotectora con la gente que quiero  ¿Y qué?… 
Me acuerdo de la forma como me miraba la bebé dentro del sueño y de como se sentía abrazarla y me derrito otra vez de la ternura… Siempre he sido una persona demasiado protectora, celosa y posesiva con las personas que quiero. Ese es uno de mis más grandes defectos -sino es que el peor- y por eso me he metido en unas broncotas marca diablo, porque parezco un perro bulldog en el afán porque nadie en lo absoluto, así sea alguien cercano o extraño los haga sufrir o llorar; ya ni se diga si les hace daño… Pero bueno, retomando lo del sueño, y en este momento en que lo escribo; me quedo pensando también en que hace una semana exactamente, me encontré con unas personas que conozco desde que estaba yo en la prepa, y una de ellas, cuando hablábamos del camino que ha tomado cada quien en la vida, entonces me decía: “que hay vocación para todo”…Yo siempre digo que si un día me encontrara un bebecito en la calle abandonado, haría todo lo posible por alivianarlo y quedarme con él (por la vía legal, claro está); pero tener el corazón rebosante de ternura y pegotería sin ser usada, no es suficiente para criar un niño y la verdad yo no sé si sería una buena madre (tampoco ya nunca voy a saber si hubiera podido ser una buena hermana)…Yo creo que esas cosas las averiguas ya estando en esas circunstancias, pero respecto a lo segundo, pienso que si por algo no se me ha dado es precisamente porque seria demasiado sobreprotectora y aparte con el corazón de pollo que tengo, todo me afectaría demasiado… Whatever… Sólo Dios sabe que onda, y entre más pasa el tiempo, las señales me indican un camino por completo opuesto al que siguen el común de las mujeres de mi edad.

No es la primera vez que sueño con bebés, pero hacía mucho que no me sucedía. La verdad fue una sensación hermosa; y como todos los sueños que me dejan pensando o me mueven algo por dentro, quise escribirlo para que no se me olvide y tal vez dentro de algún tiempo, cuando vuelva a hojear las páginas escritas de hace tiempo, volverlo a recordar.

En la mañana en cuanto me desperté fui y se lo conté a mi mamá, y a ella le dio risa, porque nos acordamos que hace tiempo ella soñó algo muy parecido, pero ella estuvo peor porque al bebé de su sueño se le caía la cabeza como si fuera un muñeco, y ella y mi cuñada se la querían pegar… ¡Ah, pa’ familita tan folklórica que me tocó!…. Ya en serio fue un sueño curioso, pero a la vez hermoso y más que nada por la sensación que me dejó, fue que escribiendo lo quise contar aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s